Casas adosadas, mejor en madera

Durante muchos años la mejor solución habitacional en las grandes ciudades, cuando se trata de vivienda unifamiliar, ha sido apostar por la vivienda adosada. En mucho menos espacio que el que se necesita para una vivienda independiente se consigue una explotación más rentable de las dimensiones de la vivienda. A finales de los años 90 y principios de los 2000 existió un boom de este tipo de construcciones en promociones de viviendas. Esto suponía que a partir de un modelo se replicaban diseños y distribuciones. Pero a partir de finales de esa primera década del siglo XXI, muchos planes urbanísticos quedaron sin desarrollar y eso hace que, a día de hoy, sean muchas las parcelas en los alrededores de grandes ciudades disponibles para la construcción de adosados. La duda de muchos clientes es, si adquieren una de estas parcelas, ¿pueden construir una casa de madera? y si es así ¿en qué mejora eso a las habituales de ladrillo y hormigón?

¿Se puede adosar una casa de madera?

Cuando hablamos de casas de madera nos referimos a viviendas que cumplen el Código Técnico de la Edificación (CTE), con proyecto arquitectónico, licencia de obra y que, en definitiva, son bienes inmuebles. Así, a la hora de adosar una vivienda lo esencial es que la normativa lo permita. Son muchas las legislaciones municipales que obligan a dejar retranqueos a vecinos o, lo que es lo mismo, espacio que hay que dejar respecto al límite de la parcela. Pero también las hay que obligan justo a lo contrario, a adosar al vecino. Y ahí, mientras sean, como decimos, bienes inmuebles según el CTE se podrán ejecutar en estructura de madera sin problema. Simplemente habrá que ejecutar una pared medianera de hormigón que separe nuestra parcela de la de los vecinos o que se adose a una vivienda, si es que ésta ya existe.

casa de madera

En la foto la Casa Lamont

¿En qué mejora una adosada de madera a una de hormigón?

El hecho de construir una vivienda con estructura de madera genera ya de por sí un aislamiento muy superior al de la obra convencional. En este caso, además, al disponer de menos ventanas, ya que al menos uno de los laterales de la vivienda estará cegado por ser pared medianera, se consigue mayor estanqueidad. Y es que no es ningún secreto que los puntos débiles de una vivienda en lo que se refiere a aislamiento y al sellado son sobre todo ventanas y puertas. El disponer de una o dos paredes sin estos «puntos de fuga» facilita por tanto el conseguir un compartimento estanco, lo cual se une a la facilidad de generar corrientes cruzadas al enfrentar ventanas y aberturas.

Casa de planta baja adosada

En la foto la Berry House

Pero no sólo de aislamiento térmico hablamos, ya que uno de los problemas que suele presentar la vivienda adosada cuando es una promoción es el exceso de ruido que podemos percibir de los vecinos. En el caso de las viviendas con estructura de madera, al menos en el caso de Canexel Construcciones, se pone especial énfasis en la envolvente de la vivienda y esto no es menos cierto en la pared medianera. En ella se instalan los habituales 16 centímetros de material aislante que funcionan tanto a nivel térmico como acústico, dando lugar a vivienda mucho más cómodas y hogareñas.

Publicado en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *