Placas alveolares: la solución para grandes espacios

En Canexel acabamos de comenzar la construcción de un proyecto algo diferente a lo que normalmente realizamos: un restaurante. Ya hablamos hace unas fechas de esta construcción que íbamos a comenzar en Ávila, ahora hablaremos de la solución constructiva que se ha empleado para el forjado de planta baja. Y es que a diferencia de los forjados de las viviendas en entramado ligero de madera en este caso se han empleado placas alveolares de hormigón armado.

Placas prefabricadas

Las placas alveolares son grandes losas prefabricadas de hormigón armado pretensado con, en este caso, un canto de 20 centímetros. El ancho de todas las empleadas en este proyecto es de 120 cm mientras que el largo que alcanzan algunas de ellas es de hasta 6 metros. Dado el tamaño y el peso de este tipo de placas es necesario emplear un útil especial de colocación que se puede observar en las fotografías de la galería y que sirve, desde la grúa de 30 toneladas, para colocar las enormes placas alveolares.

Para qué sirven este tipo de placas

Al tratarse de un restaurante y no de una vivienda había ciertos requisitos que hacían necesario emplear sistemas alternativos para la construcción. Se buscaba la ejecución de una planta casi completamente diáfana y ello conlleva un reforzamiento del forjado de planta baja ya que las luces de apoyo que habitualmente se ejecutan con entramado ligero suelen estar entre los 4 y los 4 metros y medio; es decir, la distancia entre apoyos que se suele dejar como máximo suele ser esa. Al disponer de unas placas de mayor dureza y resistencia, en este caso se consigue que las luces alcancen una mayor amplitud: los 6 metros de longitud de las propias placas. En cubierta, eso sí, se requerirá de unas vigas con un grosor especial.

Menos muretes de cimentación

En la galería fotográfica se observa también cómo los muretes de ladrillo de la cimentación sólo existen donde apoyan las placas. Y esto se debe a que los muretes sólo son necesarios como apoyo de los muros de carga. Unos muros que, como hemos comentado, se ven reducidos merced a las luces de 6 metros que se consiguen con las placas con el consiguiente ahorro. En definitiva, se trata de un sistema rápido de realizar el forjado y que permite ejecutar grandes espacios diáfanos; ideales por tanto para proyectos como el de este restaurante.

Publicado en:
Sobre el autor

Javier Rojas

Javier Rojas

Arquitecto técnico con más de 15 años de experiencia llevando grandes y pequeñas obras tanto en construcción tradicional como en entramado ligero de madera. En Canexel ha supervisado y gestionado la ejecución de decenas de viviendas y siempre con la satisfacción del cliente como objetivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *