Los 5 pilares de la eficiencia energética

Cuando se quiere buscar el máximo ahorro y la máxima eficiencia energética en una vivienda no se puede hablar de un único factor como decisivo, sino que es la confluencia de varios la que hace que se consiga mejorar el rendimiento energético de una construcción. En ese sentido, se pueden identificar cinco grandes pilares que, combinados, pueden generar un ahorro más que significativo en una casa.

1. Orientación

Siempre hablamos de cómo es la parcela el principal determinante del diseño final que tendrá una vivienda. Lo que se suele desprender de esta afirmación es que la forma de la parcela, las vistas o las construcciones colindantes determinarán el estilo arquitectónico de la propia vivienda. Sin embargo, si queremos maximizar la eficiencia, el factor que más se tendrá en cuenta es la orientación de la parcela y la orientación que tendrá la casa dentro de la propia parcela, intentando aprovechar al máximo las condiciones que presente, como por ejemplo el asoleamiento.

2. Ventilación-Estanqueidad

Cuando hablamos de estanqueidad en una vivienda nos referimos a la capacidad de hermetismo de la misma. Es decir, que no existan lugares, como puertas, ventanas o cajas de persiana, donde la temperatura interior pueda escaparse y la exterior penetrar en la vivienda. Se trata de conseguir un compartimento estanco, como el propio nombre indica.

Aunque parezcan factores contrarios, lo cierto es que la estanqueidad va de la mano de la ventilación, ya que el mayor problema que puede surgir al conseguir una vivienda hermética es que el aire del interior se vicie y la temperatura no se mantenga constante sino que se mantenga en una escalada constante. En ese sentido, existen sistemas como la ventilación mecánica que hacen que en viviendas especialmente estancas (como pueden ser las casas pasivas) se pueda renovar el aire y mantener constante la temperatura. En cuanto a la ventilación más tradicional, es también importante diseñar la vivienda de manera que la apertura de ventanas genere corrientes cruzadas y renueve el aire rápidamente y refresque la vivienda en verano.

3. Aislamiento

Por supuesto, como no podría ser de otra manera, la eficiencia energética de una vivienda estará directamente relacionada con la capacidad aislante de los muros perimetrales, la cubierta y otros elementos como la carpintería, las ventanas o el propio revestimiento. Desde esta perspectiva, tener en cuenta valores como la transmitancia es imperativo a la hora de comparar distintos sistemas constructivos.

4. Tipo de emisor

La manera en que se distribuye la calefacción por la casa también influye a la hora de evaluar la eficiencia. La elección de radiadores, convectores, chimenea o suelo radiante puede determinar la rentabilidad de nuestra calefacción. En ese sentido, aunque en condiciones normales se diría que lo más eficiente es siempre el suelo radiante, habría una serie de factores a tener en cuenta, como puede ser el volumen de aire a calentar, si se trata de una primera o segunda vivienda, etc.

5. Fuente de energía

Cómo no, la eficiencia es también responsabilidad de la fuente energética que se use. Y es que el sistema de calefacción bebe de los anteriores puntos para maximizar su aprovechamiento. Desde el gas-oil a la geotermia, pasando por el gas, la calefacción eléctrica, la biomasa o la aerotermia, todos los sistemas tienen sus pros y sus contras, todos tienen un lugar en el que compensa su utilización y otro en el que es descartable. Al final se trata de evaluar en qué casos nos interesa hacer uso de uno u otro sistema, siempre orientándonos al ahorro no sólo económico sino, evidentemente, energético, conceptos ambos que habitualmente van de la mano.

Si bien se podría priorizar algunos de los cinco pilares mencionados respecto a otros, lo cierto es que es la sinergia de todos ellos lo que da lugar a que la eficiencia alcance cotas máximas. Para que una vivienda aproveche los recursos energéticos y del entorno al máximo, y los combine con un diseño y unos materiales que consigan la mejor rentabilidad energética es necesario un estudio previo y unos conocimientos acordes al fin que se persigue. En ese sentido, en Canexel estudiamos cada proyecto de manera pormenorizada para que la eficiencia siempre sea la máxima prioridad sin descuidar la comodidad y personalidad de la vivienda.

Fuente foto: Studio MM

Sobre el autor

Jorge Socas

Jorge Socas

Responsable del Servicio Posventa y terminación de obra en Canexel. Más de 15 años dedicados a la construcción de casas de madera. Experiencia y profesionalidad al servicio de los clientes.

2 Comentarios

  1. Muy interesante.

    Punto 2, que os parece el sistema SERIE IDEO 325 ECOWATT de S&P, para complementar el sistema de calefacción elegido?

    • Hola José Luis, efectivamente aparatos como el que comentas tienen mucho que ver con el punto 2. El sistema es un recuperador de calor, lo cual es a lo que nos referimos cuando hablamos de ventilación mecánica. A la hora de sustituir el aire viciado del interior de la vivienda, se emplean sistemas como el mencionado para usar la temperatura del aire del interior para calentar la del exterior que se introduce en la casa a través de la ventilación mecánica. Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *