• video

Fachadas minimalistas

Desde un punto de vista artístico el minimalismo se define como aquello que busca deshacerse de lo sobrante, que se limita a lo esencial. No hay lugar para la ornamentación o los detalles puntuales. En ese sentido, cuando hablamos de arquitectura el minimalismo viene a representar la ausencia de elementos arquitectónicos y estéticos cuya función no sea manifiestamente explícita. Las líneas y la geometría simple son constantes y protagonistas en toda la fachada, así como en el interior de los edificios. En su momento ya definimos en otro artículo las características de las casas minimalistas.

Fachadas de casas minimalistas

Ahora bien, la evolución arquitectónica y del diseño ha hecho que lo que hoy se conoce como arquitectura minimalista no se limite a la funcionalidad y lo esencial, sino que se busca combinar esa tendencia al mínimo con texturas y volúmenes que den empaque al conjunto. Así, a continuación mostramos algunos proyectos realizados por Canexel en cuyas fachadas se busca el minimalismo sin por ello renunciar a la innovación estética. Se vienen dando, así, casas de estilo cúbico en las que se combinan distintos elementos y materiales para dar profundidad y personalidad al conjunto.

Combinación de texturas

Como se puede observar en esta fachada, las líneas y los juegos de texturas se hacen protagonistas. Si nos atenemos al minimalismo más purista en este caso se cumplen preceptos como el protagonismo de las líneas y la ausencia de ornamentación excesiva. Ahora bien, el acabado en composite que se observa en el diseño de esta casa moderna muestra una distorsión en lo referido a los patrones más representativos de dicho estilo. Eso sí, no por ello deja de transmitir esa esencia minimalista característica.

Esencia moderna matizada

En este caso destaca el juego de volúmenes que en la mayoría de casos cumplen una función. Por una parte está la protección del exceso de asoleamiento y por otra el de establecer terrazas transitables y espacios tanto exteriores como interiores. De nuevo, como en el caso anterior, se ha buscado la combinación de texturas a través de la madera y la piedra, si bien en este caso se orientan hacia la búsqueda de tensiones visuales que hacen que el conjunto presente unos trazos sencillos y más acorde a la concepción arquitectónica más minimalista, aun en el fondo siendo una percepción simulada. A ello ayudan también las superficies acristaladas que generan espacios y vuelos que minimizan los impactos visuales de los elementos.

Casa minimalista por excelencia

vivienda moderna con fachada minimalista

Aquí estamos ante un diseño cuya máxima prioridad era la eficiencia. Todo matiz, toda ornamentación posible, ha sido supeditado a la funcionalidad de la vivienda. Cada ventana ha sido calculada y estudiada, cada volumen pensado para que la orientación de la casa mejore su capacidad energética. Ello no implica, en cualquier caso, dejar de lado el juego de líneas y de cubos. De hecho, la estética de la vivienda juega con esos espacios intetiores y exteriores creando vacíos en el conjunto que otorgan a la fachada de la vivienda muchas personalidades en función del lugar desde donde se contemple o fotografíe.

Estilo simple y limpio

De nuevo pocos elementos y dos texturas dan lugar a una concepción matizada del minimalismo. Las líneas sencillas y los volúmenes simples se erigen en protagonistas de una vivienda sin excesos ornamentales que juega precisamente con las zonas de sombra y luz para dar lugar al juego estilístico que presenta la fachada de la casa. De nuevo los ángulos rectos y las relaciones entre líneas y alturas se tornan esenciales a la hora de transmitir un conjunto único que busca transmitir la profundidad y volumetría que al final transmite.

Líneas rectas en la naturaleza

El minimalismo suele destacar por su contraste con el entorno, algo que se pone especialmente de manifiesto en este diseño. Mientras que todo lo que vemos en el diseño tanto de fachada como en interiores y zonas sociales exteriores tiende hacia la línea recta y los planos paralelos, en la naturaleza, como es bien sabido, es poco habitual ver dichos conceptos a simple vista. De esta manera se genera un contraste que, si bien podría parecer rupturista en teoría, en la práctica genera un diálogo entre el entorno natural y el artificial que da un resultado al menos impactante.

Casas modernas como idea

Hablar de casa moderna, por tanto, acaba siendo casi similar a hablar de casa minimalista. No en vano estamos ante el estilo más representativo cuando buscamos la sencillez y el juego de volúmenes simples y de ángulos rectos. Tanto es así que otros estilos modernos como pueden ser el Eichler o el Neo-Eclectic han ido evolucionando tomando referencias minimalistas dando lugar a que, hoy en día, y tal y como hemos visto en los ejemplos anteriores, cualquier estilo moderno viene a ser una imbricación de distintas corrientes arquitectónicas que, si bien comparten conceptos, originalmente tenían un punto de partida bien distinto. En cualquier caso, la versatilidad constructiva actual permite llevar a cabo proyectos que sin identificarse con ningún estilo específico, cumplen a la perfección con la estética ideal que busca cada propietario.

Publicado en:
Sobre el autor

Mario Chetrit

Mario Chetrit

Mario Chetrit está graduado en Arquitectura Técnica e Informática. Actualmente es el responsable de Canexel Construcciones en Cataluña y uno de los grandes impulsores de la construcción de casas de madera en esta región.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *