Salas de cine en casa

En Canexel sabemos que hay ciertas elecciones en una vivienda que pueden definir la esencia de la misma. Hay quien prefiere primar la comodidad mientras que otros gustan más de priorizar el diseño, los detalles o incluso pequeños lujos. Pero lo cierto es que no se trata de elegir unos componentes sobre los otros, sino que lo que puede parecer un lujo puede a la vez entenderse como algo que aporte funcionalidad y confort. Así, disponer de una sala de cine en casa, si se tiene suficiente espacio, es el sueño de mucha gente y una opción más que interesante para hacer de la zona social de la vivienda algo único.

Opciones para la sala de cine

Cuando uno se decide a establecer una zona audiovisual en casa, ya sea para disfrutar de películas, para ver deportes o para jugar a la consola, son varias las opciones que se puede plantear. Ya la primera disyuntiva surge con el tipo de pantalla que se quiere instalar en la estancia. Uno puede optar por una gran televisión, plana o curva, o irse al más tradicional y cinematográfico proyector, que en la actualidad alcanzan la misma calidad de imagen que una pantalla de TV. La otra gran duda es cómo organizar la sala, si hacerlo como un verdadero cine, con butacas orientadas a la pantalla, o si pensar más en un ambiente de esparcimiento con grandes sofás y zonas de bar y similares.

Condicionantes técnicos de una sala de cine

La gran elección, en cualquier caso, en lo que esta estancia se refiere será dónde estará. Dado que lo normal es que se trate de un cuarto sin ventanas que puedan deslumbrar la pantalla, lo más habitual es que se proyecte la sala en el sótano, no teniendo así que perder superficie en planta ni vistas al exterior. En ocasiones se puede optar por pequeños tragaluces cuando la habitación no se vaya a dedicar exclusivamente al uso audiovisual.

Por otro lado, lo normal será insonorizar la estancia para que los sistemas de audio que suelen instalarse en estos cuartos no molesten a los ocupantes de la vivienda que no se encuentren viendo una película o disfrutando del partido. En ese sentido, de nuevo optar por una solución en sótano implicaría que el aislamiento necesario fuese menor, al tener sólo que ejecutarlo en el forjado de planta baja. En cualquier caso, aun teniendo un buen salón, el disponer de una sala dedicada exclusivamente al visionado de películas es el sueño de muchos y, todo hay que decirlo, un sueño totalmente realizable.

Fuente fotos: houzz.com

Publicado en:
Sobre el autor

Ángel Manuel Oreiro

Ángel Manuel Oreiro

Ángel Manuel Oreiro es Jefe de Obra en Canexel, su vida profesional ha transcurrido entre la construcción tradicional y proyectos de entramado ligero de madera. Actualmente es uno de los profesionales del sector con más experiencia en el desarrollo y ejecución de casas canadienses.

2 Comentarios

  1. Personalmente, mi necesidad de vivienda empezó por el capricho de crearme un Cine en casa, hace años cuando el primer proyector cayó en mis manos, supe que algo en mi casa tenía que cambiar, si es verdad que vivo en una vivienda individual, tenía pensado trasladarme a un piso de mi propiedad, empecé a visitar el foro de AVS Forúm y hete ahí cuando descubrí el sistema de construcción que en España adoptó canexel, sistema que se adapta plenamente a mi idea.
    En la actualidad tengo una pequeña sala dedicada de 3 metros por 6, pero la idea es hacer algo «en condiciones».

    Técnicamente, estoy completamente de acuerdo que la sala debe estar en el sótano, acompañada de una zona de bar y de forma totalmente necesaria de un w.c.
    En mi pequeña experiencia, unos de los problemas que se plantean es obtener una temperatura de confort en la sala, si bien antes de empezar una proyección la sala puede estar a 21 grados, una vez puesta en marcha las electrónicas, al cabo de los 100 minutos que dura una película, la sala pasa a tener tres grados más y si se trata de alguna de las friki trilogías que me veo, la habitación pasa a ser sauna. Empecé a investigar y aparte de la calefacción que ha de estar correctamente dimensionada en esta sala, es importante poder aprovechar todo el calor que se genera y es ahí donde vi los intercambiadores de calor, que además son silenciosos. Por eso se me ocurre, meter todas las electrónicas en un armario rack de elegante diseño (Amplificador A/V, ordenador, BR, router y el swich que distribuye los datos al resto de la casa) conectado con el sistema de recuperación de calor y de igual manera cerca / encima del proyector colocar otra toma de aire, mientras que longitudinalmente en los extremos derecho e izquierdo de la sala, instalar rejillas de entrada de aire nuevo.
    Otro tema es la zona de sofás y la zona de pantalla, está, a mi gusto pasa por tener un falso doble tabique forrado con tela permeable al sonido y detrás de ella se pueden poner los distintos altavoces, sobre una base rellena de arena y cubierta de madera.
    Queridos amigos me habéis picado donde me gusta.

    • Hola José Luis, en las casas donde lo hemos hecho generalmente hemos instalado un rack, efectivamente, para guardar los componentes electrónicos. Más que elegante, lo que solemos hacer es ejecutarlo de manera oculta, ya sea en una falsa pared o tras el proyectos. En alguna ocasión también hemos construido un «cuartito» aparte reforzando incluso el aislamiento pertinente para evitar precisamente lo que comentas y que la temperatura del cuarto de proyecciones se vea afectada.
      En cualquier caso, siempre estamos buscando cómo afrontar nuevos retos y soluciones, así que estamos abiertos a cualquier proposición que nos sugieras. Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *