Escaleras de diseño

Hace poco hablábamos de los distintos condicionantes técnicos y estéticos que se plantean a la hora de elegir si construir una vivienda en una o en dos plantas. En el caso de optar por más de una altura se necesitará de ciertos espacios en cada planta para la inclusión de unas escaleras. Y es aquí donde entra en juego una nueva elección, de carácter funcional, pero sobre todo de carácter estético: el estilo de la escalera. A continuación hablamos de aquellas más originales y con mayor encanto.

Tipos de escalera

La más simple y sencillo, tanto a nivel estructural como de diseño, es la escalera ciega o entre tabiques. Se trata de lo más habitual en edificios de pisos y en aquellas viviendas en las que se busca aprovechar al máximo el espacio, ya que desde seis metros cuadrados por planta se puede disponer del hueco necesario para la escalera. Dentro de esta opción se puede optar por la inclusión o no de un pasamanos que sirva de apoyo.

Hay quien opta por abrir un poco la estructura y, en vez de dejar la escalera ciega hacerla semiciega, es decir, con un murete con su correspondiente pasamanos de madera o metal. Se puede incluso ir a una solución mixta con un murete a media altura combinado con una barandilla de otro tipo.

Si lo que se pretende es generar un impacto visual lo que se elige normalmente es una escalera con barandilla cuyo estilo irá normalmente en función del estilo arquitectónico de la vivienda. En ese sentido hay quien incluso va hacia las escaleras voladas o sin barandilla, las más llamativas a nivel estético pero las más complicadas a nivel constructivo y que, en según qué sitios, pueden no cumplir normativa.

Lo cierto, en cualquier caso, es que buena parte del estilo de la escalera, más allá del aspecto interior de la vivienda, lo marcará el que sea de un tiro o de dos. Es decir, si tendrá algún recodo y, de ser así, como será dicho recodo (con descansillo o con peldaños compensados).

Tipos de barandilla

Hay quien, como hemos mencionado, prefiere dejar un murete como barandilla, ya sea con o sin pasamanos; igual que hay quien opta por escaleras sin barandilla (sean o no peldaños volados). Pero lo cierto es que es más que habitual el que la escalera cuenta con una barandilla y aquí, de nuevo, las opciones son muchas.

Lo más tradicional, lo que más se identifica con un estilo clásico, es la escalera de balaustres, ya sean de madera o metálicos. Es cuando se busca un estilo más moderno o innovador  cuando se suele abrir el abanico de opciones. Barandillas de estructura metálica o con tensores de acero trenzado se usan normalmente en espacios que buscan tener un aspecto industrial. Cuando lo que se intenta es ir hacia la amplitud, hacia la luminosidad de espacios comunes como distribuidores (o el propio hueco de la escalera) lo normal es elegir una barandilla de cristal en la que se puede instalar también un pasamanos que, generalmente, suele ser metálico.

Factores como si tenemos niños o no, el tipo de tarima o el color de las paredes pueden ser también claves en la elección de un tipo u otro de escalera y de barandilla. A continuación os mostramos una galería de imágenes para que elijáis cuál sería la escalera que os gustaría poner en vuestra casa.

Publicado en:
Sobre el autor

Lucas Gómez

Lucas Gómez

Arquitecto experto en la construcción de casas de madera canadienses con años de experiencia en el sector. Más de una década en Canexel y muchos proyectos a sus espaldas avalan su trabajo.

2 Comentarios

    • Hola José Luis, las escaleras, al igual que los armarios empotrados o las zonas de cocina bajo muebles, no se calefactan. A nivel constructivo no compensa y se trata de zonas de paso y sin uso constante en las que no entran siquiera en cálculos a la hora de contemplar cuál será la calefacción necesaria para la vivienda. Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *