La importancia de los porches en verano

Con los meses de estío llega el momento de salir fuera. Es la época de los baños en la piscina, de las cenas al aire libre, del aperitivo con los amigos y las barbacoas de domingo. Es ahora cuando más se valora el que una vivienda disponga de un espacio en el que poder relajarse al aire libre sin tener que soportar la incidencia directa del sol o la ocasional tormenta de verano. A eso hay que sumarle la importancia de la cubierta del porche a la hora de mejorar la eficiencia energética de la vivienda. Es por eso que, tanto en nuestras casas de madera, como cuando un cliente busca una reforma en su casa de obra tradicional, abogamos por la construcción de porches que dan, sin duda, una mayor habitabilidad y confort a la vivienda.

El porche como zona de ocio

En verano la vida social de una vivienda unifamiliar se traslada del salón al porche. El centro de la vida deja de pasar por el interior de la casa y empieza a mirar hacia el exterior. Por eso, al poder diseñar y construir cada uno la casa de sus sueños, nuestros clientes buscan siempre el disponer de un espacio en el que poder desarrollar una vida veraniega plena y agradable. La versatilidad de la madera a la hora de construir estructuras permite, además, un juego mayor con los tamaños y las formas de los porches y de la propia vivienda.

La eficiencia de una vivienda a través del porche

A la hora de diseñar una vivienda uno de los principales factores que influyen en la forma final de la misma son las características de la parcela en que se procederá a la construcción. Más allá de las peculiaridades del terreno, como pueden ser el desnivel o la dureza, se debe también tener en cuenta la orientación del mismo.

Las piscinas, por ejemplo, se deben siempre instalar o construir en la parte sur de la vivienda (en España por estar en el hemisferio norte). Así se asegura una mayor incidencia del sol en el agua a lo largo del día al no hacer la vivienda sombra sobre la propia piscina.

En el mismo orden, al diseñar un porche se debe estudiar el asoleamiento de una casa, que irá siempre en función de su orientación. Se debe tener en cuenta qué fachada recibe más horas de sol y en qué ángulo. En función de estos factores se procederá al diseño de porches y aleros de la cubierta, evitando de esta manera que, debido a la incidencia directa de los rayos solares, se produzca un calentamiento innecesario del interior de la casa a través de las ventanas.

Ventajas, en definitiva, de tener una casa de diseño hecha a medida. Entre los gustos del cliente y la experiencia de la empresa se acaban consiguiendo viviendas que combinan el confort y la comodidad y con los gustos de cada uno.

Publicado en:
Sobre el autor

Jorge Socas

Jorge Socas

Responsable del Servicio Posventa y terminación de obra en Canexel. Más de 15 años dedicados a la construcción de casas de madera. Experiencia y profesionalidad al servicio de los clientes.

Un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *