Duchas de obra, todo ventajas

En Canexel llevamos más de 18 años diseñando viviendas al gusto de cada cliente que trabaja con nosotros, y hemos podido comprobar que hay ciertas cosas que la mayoría quieren en sus casas. Una de esas preferencias es que el baño principal, sea o no en-suite, tenga una ducha de obra. Y es que, aunque también se cuente con una bañera en el mismo baño, la comodidad y las ventajas estéticas de una ducha de este tipo hace que sea casi imprescindible disponer de una.

Ventajas estéticas de una ducha de obra

Cuando uno afronta la construcción de una vivienda a medida muchas veces se encuentra que lo “estándar” no se adapta a lo que había soñado. Así sucede que los platos de ducha convencionales o no se adaptan al cuarto de baño que se tiene como ideal, o bien el diseño del cuarto de baño ha de ir en función de ese plato. Esto se soluciona con la ducha de obra, puesto que no sólo puede tener la amplitud que se quiera y puede colocarse dónde se quiera, sino que también a nivel de diseño se puede ejecutar de manera que haya una continuidad en todo el baño a través del azulejo. Incluso se pueden combinar varios estilos de azulejo primando así una concepción estética de conjunto en toda la estancia, lo que, sumado a la amplitud que se puede conseguir, transmite una sensación de confort y de comodidad.

Ventajas técnicas de una ducha de obra

Si bien es cierto que la principal diferencia entre un plato de ducha y una ducha de obra es que el primero incorpora en sí mismo el aislamiento hidrófugo mientras que en el caso de ejecutar la ducha de obra es necesario un trabajo extra de aislamiento; esto, que podría parecer un inconveniente,no es sino una ventaja. Y es que el plato de ducha se aísla, pero no así las paredes, por lo que las juntas entre el propio plato y la pared pueden suponer un punto de riesgo de filtración de agua si la ejecución no es correcta y, además, requerirá de un mantenimiento ocasional precisamente en esa zona. En el caso de optar por una ducha de obra, es necesario realizar un aislamiento desolidarizante e impermeable (tipo DITRA) bajo el suelo cerámico. En ese sentido, cuando instalamos este tipo de aislamiento lo que hacemos es prolongarlo también a la pared, generando así un sellado perfecto que elimina los puntos de riesgo.

La ducha de obra es, por lo tanto, sobre todo una opción estética que permite personalizar al máximo una estancia tan importante como es un cuarto de baño. Pero además conlleva ciertas ventajas técnicas que dan lugar a que sea una opción muy recomendable que va más allá de las preferencias en el diseño de cada uno.

Ejemplos de duchas de obra realizadas por Canexel:

Ejemplos de otras duchas de obra (houzz.com):

Publicado en:
Sobre el autor

Mario Chetrit

Mario Chetrit

Mario Chetrit está graduado en Arquitectura Técnica e Informática. Actualmente es el responsable de Canexel Construcciones en Cataluña y uno de los grandes impulsores de la construcción de casas de madera en esta región.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *