• video

Casa pasiva en la sierra de Madrid: medimos su eficiencia

Si hablamos de eficiencia y aislamiento hay un término que no puede pasarse por alto, y es el de la estanqueidad. Se trata de un concepto que señala la capacidad de un espacio cerrado para no tener filtraciones, sea este espacio un local, una vivienda o un barco. Queda clara, por tanto, la relevancia de la estanqueidad si hablamos de una casa pasiva, cuya máxima prioridad es evitar las pérdidas energéticas y térmicas de manera que la temperatura interior se mantenga, controlando las renovaciones del aire a partir de sistemas como la ventilación mecánica. A la hora de obtener la certificación Passivhaus, de hecho, se exigen una serie de pruebas que evalúen las capacidades estancas de la envolvente de la vivienda. Una de estas pruebas es el Blower door test, cuya función principal es poner en evidencia las posibles rendijas que puedan suponer fugas y, por tanto, solventarlas. Este test de evaluación de la estanqueidad ha sido realizado por una empresa independiente de Canexel en la casa pasiva que estamos construyendo en la sierra de Madrid. En este nuevo vídeoentrevistamos a Alejandro Las Heras Santos, responsable técnico de HQH Consultora, quien se encarga de realizar estos tests para evaluar la capacidad estanca de esta vivienda.

Blower door test para passivhaus

El proceso de realización del test de Blower door ya lo describimos en este artículo con vídeo y, como ya dijimos, no es un test exclusivo para passivhaus sino que se puede realizar en cualquier tipo de vivienda; ahora bien, en el proceso constructivo de una casa pasiva es esencial, y de hecho exigido por el protocolo oficial, la realización de varias pruebas de este tipo. La certificación oficial de passivhaus se obtiene realizando esta prueba una vez terminada la vivienda y cumpliendo con las métricas estipuladas. Se mide el número de renovaciones por hora a una diferencia de presión de 50 Pascales entre el interior y el exterior de la casa y se evalúa que se cumpla lo exigido por el estándar Passivhaus que en este caso es un máximo de 0,6 renovaciones del aire completo de la vivienda cada hora a esa diferencia de presión (en una vivienda «no pasiva» se considera un alto grado de estanqueidad 2 0 3 renovaciones por hora).

Esta última prueba para la obtención de la certificación se realiza una vez terminada por completo la construcción de la vivienda, es decir, cuando la subsanación de posibles errores puede resultar más complicada. Es por ello que el protocolo exige la realización de dos pruebas previas en las que se identifiquen los posibles fallos de estanqueidad y, así, se pueda dar solución a los mismos durante el proceso de ejecución de la casa. Así, se pedirá que se lleve a cabo una prueba de Blower door (con su consiguiente evaluación termográfica) justo tras la instalación de la barrera de estanqueidad y la generación de la que será la mismade la vivienda y, de nuevo, tras la ejecución de las instalaciones merced a las posibles modificaciones de la propia envolvente que esta fase de la obra haya podido llevar a cabo. Estas dos pruebas darán lugar a adptaciones en la ejecución que subsanen cualquier fuente de filtraciones que puedan ocurrir en la vivienda.

Una casa pasiva por encima de lo normal

Lo cierto es que la vivienda en la que se han hecho los tests ha dado un rendimiento por encima de lo habitual. Y es que el primer test que se realizó en la vivienda fue incluso antes de lo que marcan los cánones de passivhaus. No se había llevado a cabo todavía ninguna revisión previa y, de hecho, ni siquiera se había instalado el aislamiento de la vivienda, por lo que la prueba era simplemente un primer acercamiento. Aún así, 1,1 renovaciones por hora a esa diferencia de presión de 50 Pascales; es decir, aun sin aislamiento esta casa ofrecía una estanqueidad que reducía a la mitad las pérdidas respecto a la más estanca de las casas convencionales una vez terminada. Si a ello le sumamos el hecho de que el diseño de la vivienda conjuga los juegos de cubiertas y volúmenes atrevidos de la arquitectura más clásica, estamos hablando de un sellado y una capacidad hermética casi únicas en la ejecución actual de viviendas.

Sobre el autor

Guillermo Valiente

Guillermo Valiente

Responsable de comunicación y contenidos dentro del departamento de Marketing de Canexel Construcciones.

Un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *