Aerotermia, ahorro y eficiencia

Dentro de las energías renovables que se pueden aplicar a la vivienda unifamiliar la aerotermia se está convirtiendo en una solución más que habitual en las nuevas construcciones. Tanto en lo que se refiere a la generación de agua caliente sanitaria como en la calefacción una instalación de aerotermia puede suponer un ahorro considerable en el consumo energético y de la factura de la luz. A continuación explicamos el funcionamiento de este sistema para entender en qué consiste.

¿Cómo funciona la aerotermia?

El principio de la aerotermia parte de la capacidad de extracción de la energía térmica presente en el aire para el calentamiento de agua caliente tanto para el uso sanitario de la misma como para la calefacción de la vivienda. El sistema funciona gracias a un refrigerante que circula por el circuito (la línea azul que se ve en la infografía) y que absorbe la energía térmica del aire exterior al circular entre la unidad exterior y la interior que componen la llamada bomba aire-agua. La unidad exterior introduce el aire en el sistema del cual el circuito extrae la energía necesaria para que en se caliente el agua que se distribuye a través del acumulador al sistema de calefacción y al de agua sanitaria.

cómo funciona la aerotecnia

¿Se considera la aerotermia una energía renovable?

Existe cierto debate en torno a si la aerotermia se puede considerar o no una energía renovable. Ello se debe a que los 5kW-h térmicos que produce en condiciones óptimas una instalación aerotérmica requerirán de la intervención de consumo eléctrico ya que tanto el ventilador como el compresor requerirán de electricidad para funcionar. Así, el 25% de la energía generada será eléctrica mientras que el 75% restante será completamente renovable ya que derivará del calentamiento del aire exterior por parte del sol.

Ello hace que hasta hace poco haya sido complicada la inclusión de la aerotermia en el grupo de las renovables, siendo ahora miembro de pleno derecho de este exclusivo club. Un claro ejemplo de ello es el caso del Agua Caliente Sanitaria (ACS). Según la legislación actual se exige que, en función de la región en la que nos encontremos, cierto porcentaje del ACS se caliente a través de energías renovables. En la mayoría de los casos ese porcentaje, que suele rondar el 50%, se conseguía con la instalación de placas solares como ya explicamos en este artículo. Sin embargo, de un tiempo a esta parte se ha venido empleando la aerotermia para cumplir con dichas exigencias. Lo que en un principio contó con resistencias por parte de ciertos arquitectos municipales, se ha ido convirtiendo en una solución más que habitual que ya es aprobada por casi todos los municipios.

Aerotermia y calefacción

Siendo inicialmente un sistema que se utilizó sobre todo para el agua caliente sanitaria, lo cierto es que se adapta a la perfección a cualquier instalación de calefacción basada en distribución de agua mejorando la rentabilidad energética notablemente respecto a soluciones más tradicionales. Así, si nuestra instalación es de radiadores no habría ningún problema en que toda la calefacción de la vivienda se generase a través del sistema de aerotermia. Sin embargo, si hay un sistema que se adapta a la perfección es el del suelo radiante ya que la optimización de la aerotermia es mayor cuando hablamos de sistemas que funcionen a baja temperatura. Así, con los generadores a baja temperatura del suelo radiante conseguimos duplicar el ahorro energético respecto al uso de radiadores. De hecho, lo más habitual es la combinación de estos dos sistemas.

Al funcionar generando la energía y el calor a partir de la energía térmica del aire exterior hay quien saca la conclusión de que sólo puede funcionar la aerotermia en lugares en los que las temperaturas sean relativamente altas. Aunque sí es cierto que este sistema tiene un funcionamiento optimizado en climas templados, se ha de tener en cuenta que la energía térmica que encontramos en el aire se extrae hasta temperaturas de -20ºC. Lo más que puede suceder en el raro caso de que las mínimas bajen por debajo de ese límite es que sea necesario un sistema auxiliar. Además, a la inversa, cuando las temperaturas sean altas, el mismo sistema puede ejercer de distribución refrigerante para la vivienda.

Sobre el autor

Ángel Manuel Oreiro

Ángel Manuel Oreiro

Ángel Manuel Oreiro es Jefe de Obra en Canexel, su vida profesional ha transcurrido entre la construcción tradicional y proyectos de entramado ligero de madera. Actualmente es uno de los profesionales del sector con más experiencia en el desarrollo y ejecución de casas canadienses.

Un Comentario

  1. He leido vuestro articulo con mucha atecion y me ha parecido ameno ademas de bien redactado. No dejeis de cuidar este blog es bueno.
    Saludos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *