Cuartos de baño abiertos, amplitud máxima

El cuarto de baño es tradicionalmente una de las zonas de la vivienda que más se dejan de lado a la hora de pensar en la casa de nuestros sueños. No suele ir más allá de ser una estancia secundaria, en la que no es habitual detenerse a la hora de proyectar el diseño de la vivienda. Eso es algo que remarcamos a nuestros clientes: todas las habitaciones de una vivienda son importantes en el día a día y todas tienen que diseñarse para ajustarse a los gustos y necesidades de cada uno.

Baño exterior

A finales de los 80 y principios de los 90 era habitual observar una tendencia en ciertas promociones inmobiliarias, que consistía en la construcción de viviendas con baños interiores sin ventana. La solución para ventilar era un extractor, algo que en inmuebles más antiguos ni siquiera existía. Y es que, como es normal, se daba prioridad a que las estancias que fuesen exteriores en primer lugar fuesen los dormitorios, el salón y la cocina. De nuevo, como comentábamos, el cuarto de baño se dejaba en un segundo plano. Y eso que, si existe una estancia que seguro vamos a utilizar todos los días, esa es precisamente el cuarto de baño.

Fusión con el entorno

Estos baños interiores sin ventana de los que hablamos, generalmente se encuentran en pisos o edificios en los que es necesario aprovechar al máximo el espacio y en el que el diseño está más orientado a una distribución que permita ahorrar costes al hacer, por así decirlo, complementarias distintas viviendas, antes que aprovechar las características del entorno y el edificio para maximizar la funcionalidad de cada una de las estancias. Algo que, a la hora de diseñar una vivienda a medida del cliente, y no del constructor, será la principal motivación de nuestros arquitecto.

Y así, lo que normalmente se suele hacer es diseñar la casa en función de su entorno: de la forma de la parcela, de la orientación, de las vistas, de lo que queremos ver y lo que no, etc. Por eso, si disponemos de unas vistas privilegiadas y de un entorno al que queremos mirar incluso desde el interior, hay que buscar las maneras de aprovechar esa gran ventaja. Así, si la orientación de la parcela lo permite, ofreciendo la privacidad necesaria, se puede optar por un gran ventanal o, incluso por una salida directa al exterior. Así convertiríamos nuestro cuarto de baño en un spa y nuestra bañera en un jacuzzi al aire libre de la manera más sencilla. Al final, como todo, se sopesarán los pros y los contras y será cada cliente quien tome la decisión que más se adapte a sus gustos y necesidades. Si no no sería la casa de sus sueños.

Fuente fotografías: archiengineering.com

Publicado en:
Sobre el autor

Salvador Cantero

Salvador Cantero

Responsable de administración en Canexel Construcciones y agente comercial. Más de 12 años dedicados a la empresa y auténtico especialista en casas de madera.

Un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *