Superficie útil y superficie construida, diferencias e importancia

Cuando hablamos de las superficies de las viviendas es importante saber si nos referimos a superficie útil o superficie construida. Aunque dicha disyuntiva pueda resultar baladí no lo es en realidad puesto que la diferencia puede ser decisiva. Y es que en función del sistema constructivo, del revestimiento, del aislamiento que tenga la vivienda, del tipo de vivienda e incluso de la calidad de la propia construcción, la relación entre metros cuadrados útiles y metros cuadrados construidos puede variar considerablemente. Es por ello tener claro en qué se diferencian unas y otras y en qué pueden afectar dichas diferencias.

Qué es la superficie útil y la superficie construida

A grandes rasgos la definición de uno y otro concepto es bastante sencilla. La superficie útil la sacaríamos de medir las estancias de nuestra vivienda desde el interior, mientras que los metros cuadrados de la misma construcción los tendríamos si midiésemos teniendo en cuenta el perímetro exterior de la misma. Es cierto que, por ejemplo, no se considera en muchas normativas superficie útil aquella cuya altura sea menor de 1,5 metros. Esto hace que muchas veces, en zonas abuhardilladas, espacios que son considerados fuera de la superficie contabilizada como útil sean aún aprovechables, en ocasiones quizá no como metros cuadrados habitables pero sí como lugares para aprovechamiento de almacenamiento o similar.

A cuánto equivalen los metros útiles de una casa

Ahora bien, he aquí el problema que encontramos de establecer un baremo de conversión que sea común a cualquier construcción. Al tenerse en cuenta los muros interiores y perimetrales la mencionada divergencia se verá muy afectada por el sistema constructivo empleado. Así, hay sistemas que requieren de un mayor grosor de muros y que, en función del revestimiento que se aplique, se incrementa dicho grosor. A ello hay que sumarle en muchos casos el aislamiento que pueda llevar la vivienda que, en función del método constructivo, tendrá que ir acoplado al muro, bien en el interior bien en el exterior. Sin embargo, en viviendas como las de estructura de madera el aislamiento irá en el interior del muro perimetral, lo cual no supone por lo tanto un incremento del grosor del mismo

Así pues, lo habitual en construcción convencional es que la conversión de metros útiles a construidos suponga una pérdida de un 25%. Si la construcción es en estructura de madera dicha pérdida será de entre un 15-17%, lo cual supone un 10% más de espacio utilizable. A ello se une que, además, se consigue el mencionado aumento en el aislamiento merced al aprovechamiento de los muros perimetrales. Así, si la opción constructiva elegida es la de estructura de madera estaremos ganando hasta un 10% de superficie útil.

En definitiva, a la hora de establecer los gastos asociados a la casa como licencias, IBI o proyecto arquitectónico las dimensiones relevantes serán las establecidas por las superficies construidas. Sin embargo, como habitantes de la vivienda lo que de verdad nos interesa es la superficie útil, lo que vamos a poder aprovechar en nuestro día a día. Por eso hay que buscar que cada metro cuadrado construido se aproveche al máximo en lo que se refiere a la superficie útil que proporciona.

Sobre el autor

Javier Rojas

Javier Rojas

Arquitecto técnico con más de 15 años de experiencia llevando grandes y pequeñas obras tanto en construcción tradicional como en entramado ligero de madera. En Canexel ha supervisado y gestionado la ejecución de decenas de viviendas y siempre con la satisfacción del cliente como objetivo.

2 Comentarios

  1. Buenos dias, quisiera saber como peu de afectar con el paso de los años, al ser construcciones de madera, la possible humedad i aparicion del temido moho en el interior de las paredes de madera.
    Gracias.

    • Hola Jaume, la madera es un material que sufre cuando está a la intemperie expuesta a los elementos. A nivel estructural, si se respetan los forjados sanitarios y la ventilación de estos no existen motivos para que haya problema. Por otra parte, específicamente en Canexel utilizamos madera estructural que ha sido tratada y que tiene un porcentaje muy bajo de humedad, lo cual hace que sea muy difícil cualquier tipo de degradación de la que comenta. Así pues, el mantenimiento estructural es nulo. Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *