Sótano en bruto, una opción de futuro… y de presente

Cuando alguien toma la decisión de construirse la casa de sus sueños todo tiene que ser perfecto. En la mayoría de ocasiones se contempla que ésta sea la casa definitiva, el lugar donde ser feliz. Lo que sucede en ocasiones es que lo que en este momento puede ser suficiente, dentro de unos años puede quedarse corto. Así, son muchos los clientes que nos piden que dejemos la vivienda preparada para futuras ampliaciones ante la previsión de que la familia que habita la vivienda pueda crecer en un futuro. Sin embargo, hoy vamos a hablar de otra solución que nos solicitan cada vez más: dejar el sótano en bruto.

Ventajas a nivel constructivo

Cuando hablamos de sótano en bruto estamos contemplando el dejar toda la planta subterránea de manera diáfana y sin acondicionar. Siempre dependerá del diseño de la vivienda, por supuesto, pero lo normal sería dejar la estructura vista. Los peldaños de la escalera y el forjado de la planta baja se dejarían con la madera estructural, mientras que las paredes se dejarían con el hormigón de la cimentación visto y el suelo acabado con solera de hormigón fratasado.

La gran ventaja de elegir esta opción es que, por un lado, a nivel administrativo la superficie de sótano no computa como superficie construida, por lo que el proyecto podría contemplar una vivienda más amplia sin necesidad de forzar el límite de la habitabilidad de la parcela. Por otro, el acabar el sótano en un futuro y hacer una distribución con distintas estancias siempre será mucho más sencillo que proyectar una ampliación de la propia vivienda.

Acabar el sótano

A la hora de acabar el sótano la labor sería bien sencilla. Se revestiría el forjado de la primera planta con placas de yeso de 13 mm para vestir el techo. Para los tabiques se emplearía la estructura ligera de madera del resto de la casa y se haría la distribución que se quisiese. En cuanto al perímetro del sótano, se haría un trasdosado de los muros con estructura metálica galvanizada para ganar espacio para material aislante sin necesidad de ejecutar un tabique perimetral como en el resto de la vivienda, con la consiguiente ganancia de superficie útil.

Los sótanos en bruto, en definitiva, son una manera de ahorrar costes en la construcción de la vivienda y dejarla preparada para una futura ampliación o, incluso, para ganar un espacio para emplear como trastero o como espacio diáfano. Teniendo en cuenta que, todas las casas de madera canadienses requieren de una cimentación de zapata corrida de hormigón y, ya que el forjado de planta baja debe estar apoyado sobre un murete de 50 cm de ladrillo para estar elevado sobre el nivel de suelo, la conversión de ese forjado sanitario en un sótano en bruto sólo requiere de un poco más de excavación.

Sótanos en Bruto:

Sótanos acabados:

Fuente fotografías: Moss Building and Design, Ryan Duebber LLC, Creative Homes y Quartersawn Design.

Design-Build Firms

Publicado en:
Sobre el autor

Mario Chetrit

Mario Chetrit

Mario Chetrit está graduado en Arquitectura Técnica e Informática. Actualmente es el responsable de Canexel Construcciones en Cataluña y uno de los grandes impulsores de la construcción de casas de madera en esta región.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *