Precio cerrado: la garantía de Canexel

Existe una desafortunada concepción de lo que supone la construcción de una vivienda en torno a los sobrecostes que se acaban asumiendo. Desgraciadamente ha habido tradicionalmente una especie de acuerdo tácito en el que se establecía que lo que se acababa pagando no iba a acabar siendo una cifra parecida a lo que se había firmado. Sin embargo, desde Canexel siempre hemos asumido un compromiso de respetar el precio firmado. A continuación detallamos por qué podemos asegurar un precio cerrado.

 Arquitectos en plantilla

En muchas ocasiones los proyectos de arquitecto que se plantean tienen en cuenta una serie de partidas que a la hora de llegar a la constructora encargada de ejecutar el proyecto no coinciden con la realidad. Se hace un presupuesto que se basa en la estimación del propio arquitecto según su diseño y el problema surge cuando en obra toca aplicar el plano a la realidad. Aparecen entonces contratiempos que pueden derivar del despiste del mismo arquitecto a la hora de contar con ciertas partidas (por ejemplo las molduras, las persianas, etc) o que el estimado que se ha llevado a cabo esté lejos de acercarse al precio real de mercado de los materiales.

En Canexel no tenemos este tipo de descoordinación por el hecho de contar con arquitectos propios que, a su vez, ejercen la dirección de todo el proyecto desde su concepción a su ejecución final. Esto hace que el cálculo de estructuras y la tasación de la construcción se haga por parte de un departamento técnico trabajando en colaboración con el propio arquitecto. No hay de este modo opción a la sorpresa, a que no se haya tenido en cuenta alguna partida, a que de repente surja un imprevisto que haya que solventar desde la propia obra.

Presupuestado a medida

Por nuestra manera de trabajar cada casa que diseñamos es completamente diferente a la anterior. No trabajamos con materiales en stock o medidas preestablecidas. Al presupuestar un proyecto éste se calcula al milímetro y los materiales que se van a emplear en la construcción se piden de manera pormenorizada para la ejecución de la obra. Desde el hormigón para la cimentación hasta el revestimiento de la cubierta pasando por la carpintería de las ventanas o la tarima de la vivienda, absolutamente todo se calcula hasta el más mínimo detalle para evitar cualquier tipo de sobrecoste.

El disponer de toda una estructura especializada en la construcción de casas canadienses hace que nos sea posible controlar todos los pasos necesarios al detalle y así ofrecer a nuestros clientes la garantía de que no habrá sustos ni sobrecostes. Nuestro sistema constructivo, además, al realizarse en seco, permite que la construcción total de una vivienda se lleve a cabo en un periodo de seis meses. Esto, a su vez, reduce la posibilidad de incidencias externas que puedan afectar al precio. Todo se ha tenido en cuenta, hasta el acabado más específico se ha estudiado y presupuestado. Con Canexel lo que se firma es lo que se acaba pagando, ni más ni menos.

Publicado en:
Sobre el autor

Mario Chetrit

Mario Chetrit

Mario Chetrit está graduado en Arquitectura Técnica e Informática. Actualmente es el responsable de Canexel Construcciones en Cataluña y uno de los grandes impulsores de la construcción de casas de madera en esta región.

10 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *