Revestimiento de CanExel, los tres tipos

Al hablar de casas americanas o de casas canadienses, lo que a casi todo el mundo le viene a la mente es la clásica vivienda unifamiliar que parece estar revestida con lamas de madera de distintos colores. Y es así como califican muchos de nuestros clientes en su primer contacto con nosotros al revestimiento que más se suele ver en las fachadas de las casas que construimos: madera. Sin embargo, frente a la madera, un material cálido y aislante pero que si se encuentra a la intemperie necesita de tratamiento, el revestimiento que solemos instalar es CanExel.

Se trata de un material específico para estar a la intemperie que se importa desde Canadá. Pese a su aspecto de madera pintada no son lamas per se de madera natural, sino un prensado a alta temperatura de fibras de madera. Se crean así las tablas que posteriormente se pintan con cinco manos de pintura al horno. Esto se hace para que el material tenga una mayor resistencia a la hora de encontrarse a la intemperie. Es un material que no se agrieta ni se hincha, que no se degrada con el sol y que, a la postre, no necesita de ningún tipo de mantenimiento durante al menos 25 años. A continuación os detallamos los distintos tipos de CanExel.

Ced’R-Vue

Esta es el que más empleamos a la hora de revestir viviendas. Son lamas que tienen una longitud de 3,66 metros y un grosor de 95 milímetros con ensamblajes ocultos que hacen que las fachadas se vean totalmente limpias de cualquier tipo de clavo o similar.

De las tres versiones que vamos a comentar es probablemente la que más sensación de madera transmite. Sobre todo debido al ancho de los lamas (algo menos de 23 centímetros) y a su colocación solapada. Estas dos características hacen que las fachadas se perciban revestidas de Cedro pintado. Eso sí, sin en el consiguiente mantenimiento anual que requiere la madera natural.

Ridgewood D-5

En este caso estaríamos hablando del CanExel más europeo. Se inspira en las casas de madera de la campiña holandesa. Un estilo que se importó en los Estados Unidos con los primeros colonos y que se caracteriza por superponer unas tablas sobre otras creando dos planos verticales sin tanto relieve como en el caso anterior. Este tipo de CanExel da una sensación de fachada plana que, a efectos estéticos, transmite una sensación más homogénea que la percepción de lama superpuesta que se da con Ced’R-Vue. Aun así, se generan sombras y relieves entre los lamas que texturizan el plano de la fachada.

Por otro lado, es en la manera de colocar el revestimiento donde más diferencia hay. En este caso se instala de manera machihembrada. A nivel funcional no implica ninguna diferencia frente a otras variantes, pero sí a nivel de tamaño de cada tablón. En longitud estaríamos en los mismos 3,66 metros de la anterior versión de CanExel, pero en el ancho de cada lama (30,5 centímetros) y en el grosor (1,11 centímetros) sí que habría una diferencia significativa.

Ultra Plank

En este caso estamos hablando de un estilo de CanExel muy similar al Ridgewood D-5. A primera vista la diferencia que se aprecia no va más allá de la orientación de las propias lamas. En el caso de Ultra Plank éstas irán colocadas siempre en vertical o diagonal, mientras que en el caso del anterior siempre serán horizontales.

Aunque en un principio parezca que esa es la única gran diferencia, en realidad se puede ver de cerca que los cortes que simulan la diferencia entre una y otra superficie varían de un estilo a otro. Mientras que en Ridgewood son transiciones más suaves, aquí se puede apreciar más el corte entre los dos niveles. Esto se debe, más que nada, a un sentido práctico, ya que mientras en Ridgewood hay que acompañar a que las gotas del agua se deslicen por la lama, en Ultra Plank bastaría con dejar vías de desagüe rectas, con lo que la sensación de ser dos niveles de lamas se acrecentaría.

En cualquier caso, la elección de cualquiera de los tres materiales se hará siempre en función de criterios estéticos, tanto en relación con las preferencias del dueño de la casa como en lo que se refiere al aspecto exterior que proyecte el arquitecto correspondiente. Los tres tienen la misma resistencia, los tres requieren de cámara de aire (un sistema que implica ventilación en la fachada), los tres tienen la textura de la madera natural y los tres tienen la misma durabilidad y la misma gama de colores (un total de veintiuno). En definitiva, cuando se quiere una vivienda de estilo clásico, lo mejor es emplear el CanExel. ¿Cuál? eso dependerá de cada uno.

Fuente: LP Canexel

Publicado en:
Sobre el autor

Ángel Manuel Oreiro

Ángel Manuel Oreiro

Ángel Manuel Oreiro es Jefe de Obra en Canexel, su vida profesional ha transcurrido entre la construcción tradicional y proyectos de entramado ligero de madera. Actualmente es uno de los profesionales del sector con más experiencia en el desarrollo y ejecución de casas canadienses.

26 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *