Nueva casa pasiva en Madrid, y la sometemos a prueba

En el término municipal de El Escorial, a los pies de la sierra noroeste de Madrid, Canexel está llevando a cabo la ejecución de una vivienda pasiva diseñada completamente a medida de las necesidades de los futuros propietarios. La segunda siguiendo los preceptos de passivhaus después de la que construimos en Alpedrete. Situada en un enclave privilegiado, la parcela se eleva sobre la dehesa para ofrecer unas vistas espectaculares de la misma dando lugar a que la inclinación del terreno, lejos de convertirse en un inconveniente, haya sido una ventaja. Al situar la vivienda en la zona alta de la parcela no sólo se aprovechan las vistas, sino que también se aprovecha al máximo el asoleamiento que recibe la vivienda y las condiciones de orientación de la parcela, pudiéndose incluso diseñar un arbolado y una jardinería que juegue en favor de la eficiencia de la construcción.

El aislamiento empleado en la vivienda

Medir la estanqueidad

La eficiencia de una vivienda depende en gran medida del aislamiento que se haya usado en ella, de su grosor y de su consistencia, pero no es la única variable a tener en cuenta. Y es que también la estanqueidad y la hermeticidad de la vivienda (o de un abrigo, o de un coche) son conceptos esenciales para poder valorar la capacidad de mantenimiento de la temperatura interior. De hecho, las casas pasivas se evalúan en función de si cumplen o no con el baremo de las renovaciones de aire por hora (la unidad de medida de la estanqueidad) exigidas en el estándar passivhausDicha medida idónea se establece en 0,6 renovaciones/hora. Esto quiere decir que, con todas las aberturas (ventanas y puertas) cerradas, el aire de la vivienda se renovará en ese ratio. Y la mejor manera para medir dicha estanqueidad es llevar a cabo un Blower Door test como el que se llevó a cabo en esta vivienda (en este artículo detallamos más en qué consiste).

test de casa pasiva

Blower Door colocada en la puerta de entrada

Cuáles son las renovaciones de aire exigidas

La renovación de aire ideal viene marcada por el equilibrio entre la necesidad de reciclar el aire de un espacio cerrado por salubridad y el aumento del gasto energético que conlleva una alta tasa de renovación. Una vivienda que tenga 8 renovaciones de aire por hora habrá de calentar todo el aire de la casa 8 veces cada hora, lo cuál implica un notable aumento del consumo de calefacción respecto a alternativas más estancas. Así, mientras que las tasas de renovación en lugares como hospitales, garajes o restaurantes ha de ser alta, lo ideal en edificios residenciales es optar por renovaciones bajas. Como decíamos, el estándar passivhaus establece que para llegar a la pasivización de la vivienda haya que establecer un máximo de 0,6 renovaciones/hora.

El Código Técnico de la Edificación (CTE) español establece que el mínimo que se podrá tener en una residencia habrá de ser de 0,15 a 0,33 renovaciones en función del número de ocupantes de la vivienda. Sin embargo no establece máximos, algo que si sucede en países donde la estanqueidad y la eficiencia de la construcción son pilares fundamentales de la vivienda. Así, en Finlandia, por ejemplo, en nueva construcción residencial se exige una renovación máxima de 0,5 volúmenes de aire por hora; en Dinamarca se exige 1,5 renovaciones; en Noruega 3; y en el resto de Europa las exigencias suelen ir entre las 3 y las 5 renovaciones máximas por hora.

Qué es lo habitual en España

Como decimos, no hay establecido máximos en cuanto a la estanqueidad y la capacidad de renovación del aire en el CTE español, simplemente un mínimo por razones de salubridad del aire. Más allá de eso, la hermeticidad y estanqueidad son dos conceptos que han empezado a tener relevancia en la construcción en los últimos años, por lo que nos podemos encontrar con viviendas unifamiliares y pisos que dan como resultado en los distintos tests unas medidas de entre 12 y 15 renovaciones/hora. Lo habitual en viviendas de nueva construcción, sin embargo, es estar en torno a las 8, mientras que en en casas construidas por Canexel, sin buscar la pasivización, estamos en baremos entre las 2 y las 5 renovaciones/hora

Resultado del blower door test

En este caso la construcción se ha llevado a cabo siguiendo los preceptos de las casas pasivas a través de un recuperador de calor, de un aislamiento extra y de un triple cristal en ventanas, entre otras mejoras. El diseño y orientación de la vivienda, en este caso, también se han planteado desde el principio para aprovechar las condiciones del terreno a la hora de mejorar la eficiencia de la vivienda (no todo es estanqueidad y aislamiento). Así, estando la vivienda en el proceso de construcción en que la estructura está ejecutada y el aislamiento y las instalaciones prácticamente terminadas, se realizó el Blower Door Test para establecer los posibles puntos de fuga y de pérdida de la vivienda. Aún así, en esta fase de ejecución de la vivienda, el resultado obtenido fue de 1,3 renovaciones/hora, un resultado más que notable con varios detalles aun por pulir.

Si deseas saber más no te pierdas el siguiente vídeo sobre el Blower Door Test en el que Alejandro Las Heras de HQH nos explica el proceso de realización de la prueba:

Sobre el autor

Nicomedes Siles

Nicomedes Siles

Arquitecto técnico con más de 20 años de experiencia en el sector de la construcción. Durante su última etapa laboral está volcado 100% en la construcción con entramado ligero de madera.

Un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *