Derribar para construir ¿Compensa?

En infinidad de ocasiones el sueño de diseñar y construir una vivienda a medida se topa con el impedimento de no poder encontrar una parcela adecuada a nuestros intereses, bien por ubicación, bien por posibles dificultades a la hora de construir. Ya comentamos en este blog las condiciones que habrán de tenerse en cuenta a la hora de construir y que tendrán una incidencia determinante sobre el aspecto, situación y diseño de la propia vivienda. Es por ello que en muchas ocasiones nos vamos a encontrar con que nuestra parcela soñada se encuentra con algún inconveniente que hace que nuestra casa soñada no pueda construirse. Pero, ¿y si existe la parcela soñada sólo que ya tiene una casa en ella?

Reformar o construir

La eterna duda que se establece cuando nos encontramos ante este caso es ¿me saldrá mejor hacer una reforma integral o construir? Os hacemos una lista con lo bueno y lo malo de cada opción:

Ventajas de reformar:

  • Me adapto a una estructura hecha, con lo que el diseño se limita sí, pero también se simplifica.
  • El proyecto de arquitecto y la dirección de obra serán más económicos.
  • La licencia será de obra menor, con el consiguiente ahorro
  • Si no hay que tocar estructura, aislamiento o distribución interna se conseguirá un ahorro importante respecto a la construcción desde cero.

Desventajas de reformar

  • Es necesario a adaptarse, en mayor o menor medida, a una concepción de vivienda concreta y anterior.
  • En cuanto la vivienda tenga más de 10 años es probable que nos encontremos con déficits importantes a nivel de aislamientos y sellados.
  • En viviendas más longevas los problemas estructurales pueden ser muy relevantes. Goteras que han penetrado, malas instalaciones, etc.
  • Ateniéndonos al CTE actual son muchas las exigencias que no existían en los Códigos Técnicos antiguos relativos a la utilización de materiales nocivos para la salud, contaminantes o que no cumplen con la normativa de resistencia contra inclemencias del tiempo o posibles eventualidades tales como incendios, terremotos, etc.

Ventajas de derribar y construir

  • Podemos diseñar y construir la vivienda que queramos sin tener que ceñirnos a una distribución o estructura previa.
  • En muchos casos se pueden reutilizar elementos de la construcción previa, desde materiales a cimentaciones, pasando por piscinas, anexos, etc.
  • El coste del derribo no suele ser tan elevado como cabría imaginar. Podemos estar hablando de cifras en torno a los 20.000 euros en función del tamaño. El encarecimiento suele venir cuando encontramos materiales peligrosos o dañinos que han de ser retirados por empresas especializadas, algo que en cualquier caso habría que hacer también si hiciésemos una reforma.
  • Tendremos una vivienda mucho más eficiente simplemente por el hecho de ceñirnos al Código Técnico de la Edificación actual. Si además lo que queremos construir es una casa de madera, dicha eficiencia se multiplicaría.
  • Las metodologías actuales de construcción dan lugar a viviendas mucho más seguras y duraderas, además de saludables y respetuosas con el medio ambiente.

Desventajas de derribar y construir

  • El proyecto arquitectónico y la ejecución de obra, en la mayoría de los casos, tendrá un coste más elevado que en reformas.
  • Lo mismo sucederá con la Licencia Municipal, que habrá de ser de obra mayor.
  • Los movimientos de tierras y adecuación del terreno para cimentación y paisajismo de la anterior construcción pueden marcar mucho las limitaciones de diseño de la futura vivienda.
  • En principio será más caro construir de cero que reformar, aunque no siempre será así necesariamente.
  • Los tiempos serán mayores que en una reforma.

Así pues, tomando en consideración las condiciones anteriores queda claro que no es una elección fácil la de reformar una casa o derribarla y construir. Sí que es cierto que, si el principal criterio que vamos a seguir es el del coste, no tiene por qué haber una diferencia excesiva en cuanto tengamos que llevar a cabo reformas estructurales y de calado que vayan más allá de un simple lavado de cara de la vivienda. Así pues, si tenemos la parcela de nuestros sueños pero no la casa de nuestros sueños, la apuesta por construirnos nuestra vivienda ideal será siempre ganadora.

Un ejemplo de casa derribada para construir

En la siguiente secuencia de fotos podemos apreciar una construcción que desde Canexel estamos llevando a cabo en Madrid. Se trata de un claro ejemplo de lo comentado más arriba: una parcela situada en donde los futuros propietarios querían vivir, con mucho terreno para disfrutar, en una urbanización adecuada a su estilo de vida y a un precio asequible. El matiz era precisamente que ya contaba con una casa que en nada se parecía a la idea que dichos propietarios tenían de su casa ideal. Se llevó a cabo por tanto un derribo de la construcción existente y, a partir de ahí, se aprovechó la propia cimentación de la vivienda para que los arquitectos de Canexel llevasen a cabo un diseño que, tomando en consideración esa base, cumpliese con los gustos y requisitos de los propietarios. A la postre, la vivienda acaba siendo la casa soñada en el entorno soñado.

Publicado en:
Sobre el autor

Nicomedes Siles

Nicomedes Siles

Arquitecto técnico con más de 20 años de experiencia en el sector de la construcción. Durante su última etapa laboral está volcado 100% en la construcción con entramado ligero de madera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *