Vestidores, el armario soñado

En las viviendas que construimos la inclusión de armarios empotrados en todas las habitaciones y distribuidores suele ser lo más habitual. Aunque es cierto que, al igual que sucede con las duchas de obra, es muy común que en el dormitorio principal nos pidan que sustituyamos los armarios por un vestidor. Una solución que supone una ganancia importante de espacio en el propio cuarto y que es el sueño de mucha gente, con lo que no puede faltar en la casa de sus sueños.

Solución de espacio

Una de las grandes ventajas de hacer un vestidor es la liberación que supone en el dormitorio. Al no tener que disponer de espacio para armarios ni tener que dejar espacio para la apertura de las puertas de los mismos, se consigue una amplitud que puede dar incluso para generar diversos ambientes dentro de la estancia. Son muchos los clientes que optan por contar con un rincón de lectura o un aparador en un espacio que, de otra manera, hubiese tenido que ser ocupado por una solución de almacenamiento.

Vestidores de obra o amueblados

Las opciones son casi infinitas a la hora de diseñar un vestidor. Lo normal es que sea una estancia en-suite, es decir, una estancia que esté dentro del dormitorio principal. A partir de ahí, cada uno puede optar por hacerse un vestidor de obra o vestirlo él mismo con muebles específicos, cómodas, zapateros, etc. Los hay que optan también por incluir un asiento para calzarse o incluso para sentarse a pensar cuáles son las opciones de vestimenta para el día. Se pueden ejecutar con puertas para que el polvo no afecte a la ropa o sin ellas para hacerlos más accesibles. Las posibilidades, como decimos, sólo están limitadas por la imaginación de cada uno. Y en Canexel nos encargamos de que la realidad se iguale con dicha imaginación.

Ejemplos de vestidores Canexel y houzz.com:

Publicado en:
Sobre el autor

Salvador Cantero

Salvador Cantero

Responsable de administración en Canexel Construcciones y agente comercial. Más de 12 años dedicados a la empresa y auténtico especialista en casas de madera.

Un Comentario

  1. Salvador hay dos cosas innegables , primera , en casa dentro del vestidor » ¿Que me Pongo?» y la segunda cuando logras salir de casa y estas de paseo : , » Cariño no tengo que ponerme».

    La similitud de los vestidores y los Discos duros es asombrosa, por grandes que sean siempre tienden a llenarse.

    Fuera de broma ya es algo que le da un cache especial a la vivienda y aumenta su cotización, cosa nada desdeñable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *