¿Es mi parcela adecuada para un sótano?

Casa con sótano o casa sin sótano, un dilema que hay que resolver cuando nos diseñamos nuestra casa. Sin embargo, se trata de un dilema que a veces se resuelve sólo. Como decimos en Canexel, más allá de los gustos y sueños de cada cliente si hay algo que marcará y condicionará el diseño de una vivienda y su distribución eso es la parcela. Y es que, aunque al final cualquier diseño puede adaptarse a cualquier parcela, lo cierto es que siempre habrá condicionantes del terreno que facilitarán ciertas elecciones. En este caso nos centraremos en las características que hacen más fácil o más difícil la ejecución de un sótano.

Ventajas de una parcela para hacer sótano

Encontrarse con un suelo con resistencia baja para la construcción (que soporte mal el peso) puede resultar determinante. Si estuviésemos ante un suelo de, por ejemplo, arcillas expansivas sería necesario hacer una excavación hasta terreno firme para poder ejecutar la cimentación. En ocasiones esa excavación da lugar a llegar a una profundidad tal que la diferencia entre dejar la cimentación como tal o acabarla como sótano es mínima.

Otro gran condicionante es la inclinación del terreno. Una parcela con mucho desnivel puede ser ideal para tener un sótano si se queire ganar altura habitable. Es decir, si se desea que la vivienda se encuentre en la parte alta de la parcela (suele ser lo normal para ganar vistas) se puede aprovechar la parte baja para que un sótano sirva de apoyo a dicha vivienda, sea como garaje o no.

Desventajas de una parcela a la hora de hacer sótano

De nuevo podemos hablar del material del suelo como una gran influencia a la hora de favorecer o no la construcción de un sótano. Y es que un suelo rocoso puede ser prefecto para la cimentación pero complicado para soterrar una planta. Siempre dependerá, por supuesto, del tipo de piedra, del volumen, etc. Para saber hasta qué punto es viable o no la ejecución de un sótano es siempre necesario realizar un estudio geotécnico lo más completo posible.

En contra de la ejecución de sótano jugará también el que el terreno tenga un nivel freático alto. Cuando hablamos de nivel freático nos referimos a la distancia a la que se encuentra el agua desde la superficie del terreno, y un nivel alto sería por tanto aquel en el que el agua estuviese muy cercana a dicha superficie. Esto suele suceder sobre todo en zonas de costa o de acuíferos. En ese caso la ejecución del sótano se realizaría con el consiguiente bombeo de agua, así como con ciertos trabajos auxiliares, durante la obra. Ya durante la vida en la vivienda un sistema de bombeo resultará necesario en este tipo de terreno para ciertas ocasiones, pero lo que realmente será imprescindible es un perfecto aislamiento hidrófugo para el sótano.

En cualquier caso, tanto sí el terreno “pide” que se haga sótano como si favorece el que no se haga, la casa podrá construirse como se quiera. Y es que aunque las características de una parcela hagan más factible optar por una u otra opción eso no significa tener que renunciar al sótano si lo queremos o tener que disponer de uno cuando no es así. A continuación podéis ver los procesos constructivos de dos de los sótanos que hemos hecho:

Ejemplo de Garaje en sótano

Publicado en:
Sobre el autor

Pablo Sanz Buesa

Pablo Sanz Buesa

Pablo Sanz Buesa es uno de los arquitectos nacionales con más experiencia en el diseño de casas de madera, ha desarrollado cientos de proyectos que le consolidan como un referente dentro de la construcción con entramado ligero de madera.

3 Comentarios

  1. Gracias, muchas gracias.
    En mi caso el terreno se compone de cascajo en una cota superficial y posteriormente de arcilla compactada, lo que según el sondista que me facilitó la información, es bueno. Os permitirá además de hacer «algo» en el sótano , hacer las dos sondas necesarias para la calefacción sin que estén encamisadas, claro que esto es teoría, el día (año) que se le hinque el diente veremos que pasa.

    • Hola José Luis, habría que hacer un estudio geotécnico pormenorizado antes de acometer el proyecto pero, por lo que nos comenta, es un tipo de terreno con el que nos hemos encontrado más de una vez y que, efectivamente, resulta a priori bastante ‘amigable’ para la construcción. Habrá, en cualquier caso, que estudiarlo en el momento de afrontar su proyecto. Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *