Aislantes: Lana de roca

Cuando hablamos de la eficiencia de una vivienda el aislamiento es sin duda uno  de los factores más relevantes, siendo muchos y muy diversos los materiales que se pueden emplear como aislamiento. En el caso de las viviendas con entramado de madera, la gran ventaja que ofrecen es que todo el grosor del muro perimetral puede ser rellenado con material aislante, dando lugar a viviendas que, bien ejecutadas, consiguen un aprovechamiento de la energía netamente superior al que se suele conseguir. En este caso vamos a hablar de uno de los materiales más extendidos: la lana de roca.

Origen de la lana de roca

Este aislante pertenece al grupo de las lanas minerales y, aunque se descubrió a principios del siglo XX se empezó a extender como uno de los materiales más empleados en el mundo a partir de mediados de siglo. Especialmente cuando se empezó a descubrir que ciertos productos que tradicionalmente se habían empleado como aislantes en vivienda habían resultado ser nocivos para la salud.

La lana de roca es un tipo de lana mineral que se fabrica a partir de roca volcánica, por lo que es normal que se crease en un sitio como Hawaii donde no hay precisamente escasez de estas rocas de tipo ígneo. Sin embargo, el principal fabricante mundial de este material lo empezó a comercializar de manera global en los años 30 desde Dinamarca.

Fabricación del aislante

Para la fabricación lo que se hace es emular las condiciones de un volcán. Se funde la roca volcánica para que vuelva a convertirse en lo que una vez fue, es decir, lava y se vierte en tambores que, al girar a gran velocidad, hacen que la roca fundida se transforme en fibras merced a la fuerza centrífuga. Mediante un proceso de compactación dichas fibras se acaban convirtiendo en una superficie de tipo colchón que es el que se acaba empleando en aislamiento de edificios.

Capacidades aislantes

La baja conductividad térmica de la lana de roca (entre 0,05 y 0,031 W/m*K) hace que sea un material ideal para romper la transmisión de temperatura entre el interior y el exterior de una vivienda. El aire seco que además contiene el interior de la fibra sirve de barrera térmica en el muro. Pero no sólo cumple la función de aislamiento térmico y es que de la mano al mismo siempre va el aislamiento acústico, especialmente en el caso de la lana de roca ya que su estructura multidireccional evita ecos y reverberaciones.

Propiedades ignífugas

Por último, la gran capacidad de resistencia al fuego hace de la lana de roca un material ideal para instalar en estructuras. Es un material no combustible hasta el punto de conservar sus propiedades mecánicas constantes incluso a 1000o C de temperatura

Publicado en:
Sobre el autor

Jorge Socas

Jorge Socas

Responsable del Servicio Posventa y terminación de obra en Canexel. Más de 15 años dedicados a la construcción de casas de madera. Experiencia y profesionalidad al servicio de los clientes.

2 Comentarios

  1. ¿Qué hay de cierto en la afirmación de que la Lana de Roca es cancerígena?¿O es simplemente que alguien ha escrito un comentario sin ningún fundamento científico?
    Gracias. Alberto Aragón

    • Hola Alberto, se trata de un mito que se ha extendido en gran parte porque mucha gente confunde la lana de roca con el amianto o asbesto cuando en realidad son dos materiales bien distintos. La lana de roca ha sido considerada de hecho por la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC) como un material perteneciente al Grupo 3, es decir, considerado como «no clasificado como cancerígeno para humanos».
      Cualquier duda que te surja no tengas problema en hacérnosla llegar. Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *