Casa Iqaluit

  • La vivienda de estilo canadiense Iqaluit está sumergida en un entorno de encinas y montañas y se ha encajado en la parcela para disfrutar de este paisaje. Cobra gran importancia el porche alargado con suelo de madera tecnológica (también conocido como composite), ya que en los días de buen tiempo es un espacio agradable y fresco para dejarte envolver por el entorno.En el interior se han unificado el salón, el comedor y la cocina en una zona diáfana con un suelo de tarima maciza de roble continua para tener una zona social que se percibe mas amplia, con visión total de la montaña como horizonte y del porche como marco en primer plano.

  • Características

Seguir leyendo información de la casa

Para unificar este porche a la zona social se ha previsto una gran puerta de cristal que se ve desde que el acceso a la vivienda y cuatro ventanas que se convierten en unos cuadros realistas para el salón.

Esta relación entre el interior y el exterior se mantiene en la planta primera donde se sitúan tres dormitorios, los cuales cuentan con pequeños balcones con puertas-ventana que miran en la misma dirección que el porche de la planta baja, pero con un poco mas de visión por la altura que tienen y que por su acceso desde los dormitorios los convierten en una zona privada que invita a descansar y rebajarse fundido con las montañas.

En el interior, los dormitorios cuentan con techos altos que toman la forma inclinada de la cubierta lo cual los hace percibir más amplios sin perder el carácter acogedor.
Para la temporada de invierno se cierran los ventanales, que destacan por su alto nivel de aislamiento térmico en el perfil y cristal, y además de la calefacción de radiadores cuenta con una chimenea en medio del salón que se ve desde toda la planta baja y crea un ambiente cálido y acogedor.

Exteriormente la vivienda tiene una cubierta revestida en pizarra negra rectangular que contrasta con el color blanco del acabado del Canexel de fachada. La relación entre la proporción de cubierta y fachada es casi del cincuenta porciento por la inclinación de 45º de la cubierta y la decisión de dejar la planta primera abuhardillada. Además se ha utilizado piedra de la zona para revestir el zócalo perimetral y el cajón de la chimenea. Las barandillas han sido pintadas en el color de la fachada para incorporarlas al volumen de la vivienda sin que tengan gran protagonismo.

Publicado en: