Tabiquería

Tabiquería

La distribución interior de una vivienda está sólo limitada por la imaginación de cada uno. En construcción no existe nada imposible si se calcula de manera correcta. En el caso de la madera, además, contamos con un material que resulta mucho más ligero que los empleados en otros sistemas constructivos, lo cual implica que la ejecución de espacios diáfanos y variaciones estructurales resulte mucho más sencilla. En cualquier caso, más allá de las ventajas estructurales, la tabiquería interior de una casa de Canexel tiene una serie de características que a continuación detallamos.

Rentabilidad del espacio

En construcción cuando se habla de superficie de una vivienda o de cualquier edificio se habla siempre de metros cuadrados construidos. En ese sentido hay que tener en cuenta la relación entre superficie construida y superficie útil. Así, mientras que en construcción tradicional hablamos de 1 m2 útil por cada 1,25 m2 construido, con entramado ligero de madera esa relación se reduce hasta 1 m2 por cada 1,15 m2, lo cual conlleva que con la misma superficie obtenemos mayor espacio interior. Esto se debe al menor grosor de los tabiques que, como ya explicamos en el detalle de la estructura, están realizados con montantes de 2×4” SPF. Estos montantes se colocan cada 40 cm y se cubren con placas de yeso de 15 mm de grosor (13 mm en techos).
Los tabiques en sí tienen por lo tanto un grosor de 12 centímetros, de ahí la mencionada rentabilidad de la superficie construida. En el caso de que uno de los lados del tabique esté alicatado ese grosor pasa a ser de 15 cm (18 si son los dos lados). En las zonas húmedas como pueden ser los baños o algunas paredes de la cocina, en el hueco de la tabiquería se incorporan también 8 cm de material aislante e impermeable. Algo que también se hace alrededor de las bajantes de pluviales y fecales. Por supuesto, si se busca insonorizar o aislar especialmente una habitación por algún motivo (sala de cine, lugar de ensayo, etc) no existe ningún tipo de problema.

La placa de yeso en paredes

El sistema de placas de yeso se inventó para el sistema constructivo de entramado ligero de madera, de ahí que sea el sistema idóneo en el que emplear esta solución. La gran ventaja de emplear estas placas es la heterogeneidad de las paredes que se consigue, con superficies lisas y estéticamente impecables.
Por otro lado, a la hora de colgar cualquier tipo de cuadro o mueble no reviste ningún tipo de problema, en contra de la extendida y errónea creencia popular. Existen tacos especiales para yeso para cuadros y elementos decorativos con un peso medio; y para grandes muebles o televisores pesados se emplean unos detectores de madera que indican en qué lugares de la pared existe un montante en el que poder fijar el mencionado mueble (o televisor).