Instalación de calefacción

instalación de calefacción

La eficiencia de una vivienda está sometida a la calidad de su aislamiento y, por tanto, a la capacidad de mantener la temperatura interior minimizando las pérdidas y consiguiendo por tanto un alto ahorro energético. Pero además del aislamiento, es necesaria la elección de un sistema de calefacción adecuado para la optimización energética. En ese sentido, a la hora de elegir el sistema adecuado es imperativo tener en cuenta el estilo de vida de los propietarios de la vivienda para, así, buscar la manera más eficiente de calentar sus vivienda en función del uso que se le de a la vivienda. En cualquier caso, existen una serie de sistemas que consideramos los más comunes a la mayoría de casas que hemos construido, mientras que existen también otros sistemas alternativos que por supuesto son perfectamente compatibles con cualquier vivienda y estilo de vida.

Instalación estándar

A la hora de realizar una primera aproximación al precio de una vivienda, nuestros sistemas de presupuestación y nuestros técnicos toman como referencia los sistemas más habituales y comunes que se suelen incorporar en la mayoría de casas. En ese sentido, nuestra propuesta inicial toma como referencia la instalación de calefacción a través de gas, gasoil o calor azul. La calefacción de gas cuenta con una caldera mixta de condensación , mientras que, por su parte, la calefacción de gasoil contará con su depósito correspondiente y en función del tamaño de la vivienda también se instalarán acumuladores de reserva o compensación. En cuanto al sistema de distribución de calefacción que se incluiría en un principio sería a través de radiadores de aluminio en color blanco de marca Ferroli o ROCA.

Opciones alternativas

La modificación y adaptación a los gustos y necesidades de cada persona es algo que marca cada proyecto que realizamos y no sólo a nivel estético, sino también técnica y funcionalmente. Por lo tanto cualquier solución es susceptible de ser empleada. Así, calderas ecológicas de biomasa o pellets, sistemas de aerotermia, placas solares, geotermia o casi cualquier solución que exista en el mercado pueden ser instaladas en la vivienda. Por otro lado, es también habitual la instalación de chimeneas tipo ‘cassette’ o tipo ‘hogar’. De igual manera, el radiador de aluminio blanco que antes indicábamos puede ser sustituido por cualquier otra instalación como radiadores de acero, de piedra volcánica, suelo radiante, etc.