Cerramiento de parcelas

Los norteamericanos, que para algunas cosas son muy listos, no utilizan ningún tipo de cerramiento en la parte delantera de sus viviendas. Con esta sencilla omisión, logran una sensación de amplitud mucho mayor, un aspecto más agradable de la zona de viales y un importante ahorro.

Para los españoles, el mero hecho de pensar que nuestro terreno, el que hemos pagado a precio de oro, está a la vista y disposición de cualquiera que pase, nos parece algo inviable. Y no nos falta algo de razón porque, entre otras cosas, somos algo irrespetuosos con lo ajeno. Si nuestro jardines fueran abiertos, los vecinos sacarían al perro a hacer sus necesidades en nuestra parcela, alguno aparcaría en coche en mitad del césped, los transeúntes pisarían las flores o se las llevarían a sus casas y puede que alguna familia se montase un pic-nic en nuestra propia barbacoa. Ante esta perspectiva es mejor vallar las parcelas.

El vallado de una parcela medianamente grande puede suponer una gran inversión, y normalmente no viene presupuestado dentro de la vivienda. Las lindes con los vecinos suelen resolverse con una sencilla valla metálica a la que se le agrega un seto. Es en las fachadas que dan a los viales donde se pone un especial interés en dar un acabado de categoría. Muchos ayuntamientos y urbanizaciones privadas tienen sus propias normas respecto a este tema, en ocasiones muy estrictas. Estas normas son de obligado cumplimiento, y el no respetarlas es motivo de sanción e incluso demolición.

Independientemente de las posibles limitaciones en lo que concierne a materiales y terminaciones, las alternativas son enormes, ya que a los tipos básicos de cerramiento hay que añadir las combinaciones entre ellos, lo que da enorme posibilidades al propietario o al arquitecto. Si la normativa lo permite, merece la pena diseña un cerramiento atractivo; nuestra casa ganará mucho con ello.

Primeros pasos

Cuando el propietario de una parcela desea construir un cerramiento que la delimite, lo primero que debería hacer es informase en el ayuntamiento del municipio al que pertenece esta parcela de las lindes exactas que la cierran, de los pasos, caminos o infraestructura municipal, como saneamientos, iluminación, y sobre todo de la normativa vigente de este ayuntamiento referente a los cerramientos, determinadas alturas, distancias o materiales y formas específicas. También debe ponerse en contacto con los propietarios de las parcelas colindantes y llegar a un acuerdo con las vallas o cerramientos que dividan los terrenos medianeros (lo que se encuentra pegados al nuestro). Cuando ya tengamos clara toda la información preliminar que debemos recopilar antes de la ejecución de este cerramiento, entonces podemos elegir entre los diferentes tipos, según su forma constructiva, o los distintos materiales que coloquemos.

Todos estos aspectos, muchas veces engorrosos, se delegan en las empresas encargadas de ejecutar el cerramiento exterior, ahorrando tiempo y evitando preocupaciones a los clientes, aunque si es importante que antes de comenzar una obra conozcan los diferentes cerramientos:

Cerramientos de hormigón armado

No suele usarse en vallados de viviendas unifamiliares a no ser que se tenga que contener tierras o edificios colindantes. Tiene un coste elevado, aumenta el aislamiento acústico y resiste bastante la humedad, sobre todo las cargas que deba sostener. Normalmente se puede utilizar de una forma mixta, llevando el muro de hormigón hasta una altura determinada y luego seguir hasta el total de nuestra altura con otro material.

Fábricas de ladrillo

Se denomina fábrica de ladrillos a un muro formado por piezas moldeadas de barro arcilloso que puede ser macizas o perforadas, con un proceso de desecación y cocción en fábricas especializadas. Existen muchos acabados y puede variar en función de la zona por una cuestión de integración estética.

Cerramientos de Bloques

Bloques prefabricados, el bloque es una pieza de forma paralelopípeda rectangular construía por un conglomerado de cemento y árido natural (hormigón) o de material arcilloso como los ladrillos. Según su forma pueden ser macizos o huecos. Según su acabado pude ser toscos, a los que hay que revestir posteriormente, o con una cara vista existiendo una gran variedad de colores.

Vallados de madera o metálicos

Consiste en formar un enrejado con distintos materiales metálicos, como pueden ser telas metálicas, tubos, rejas verjas o celosías de materiales metálicos.

Aunque uno de los materiales más vistosos y que mejor resultado da es la madera, formando enrejados con distintas disposiciones, como por ejemplo celosías, cercas de listones, etc.

Publicado en:
Sobre el autor

Pablo Sanz Buesa

Pablo Sanz Buesa

Pablo Sanz Buesa es uno de los arquitectos nacionales con más experiencia en el diseño de casas de madera, ha desarrollado cientos de proyectos que le consolidan como un referente dentro de la construcción con entramado ligero de madera.

2 Comentarios

    • Hola Silvana. Las tablas están fijadas por una base de hormigón, aunque existen otras alternativas de fijación. Gracias por tu interés. Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *