Sistema constructivo

El sistema constructivo que empleamos en Canexel es el conocido como sistema canadiense, o de estructura ligera de madera. Se trata de la manera más común de construir en países como Estados Unidos, Canadá o Australia. En Europa es un sistema que se emplea en Austria, Alemania y en los países nórdicos de manera mayoritaria. Las construcciones sobre entramado de madera se vienen realizando en todos estos países desde hace más de 200 años.

Es por tanto el sistema constructivo más extendido en las regiones más desarrolladas económicamente del planeta. Esta preferencia no es baladí, y se basa sobre todo en la solidez y resistencia de este tipo de construcciones, además, claro está, del confort y la comodidad que caracteriza a las casas canadienses. Las principales ventajas de construir una casa de madera son este sistema y, en especial, con Canexel son:

  • Casas de diseño totalmente a medida. Todos los aspectos de la vivienda quedan a elección del cliente.
  • Las casas con estructura de madera son bienes inmuebles. No son casas móviles o prefabricadas, sino que se construyen sobre cimentación de hormigón armado.
  • Se pueden pedir préstamos de autopromotor con cualquier banco, ya que se trata de bienes hipotecables.
  • Se pueden asegurar sin ello suponer un coste mayor que cualquier seguro tradicional.
  • Se trata de bienes que pueden construirse en cualquier lugar de la geografía española. El sistema canadiense está contemplado en el documento DB-SE-M, en el CTE (Código Técnico de la Edificación).
  • Se revalorizan de igual manera que una vivienda tradicional.

 

  • Aislamiento

    ventajas-aislamientoLas casas de madera construidas según el sistema canadiense presentan un gran aislamiento. No en vano es el sistema constructivo predilecto en las zonas más frías de Europa y Norteamérica. Frente a otras soluciones constructivas más tradicionales, las casas canadienses consiguen una aislamiento de en torno a un 60% más que otras alternativas.

    Este alto aislamiento se debe en gran medida al hecho de que la madera no es puente térmico, es decir, que apenas transmite la temperatura. Sobre todo en comparación con el ladrillo cerámico, el hormigón y, sobre todo, el acero.

    Si a la baja conducción térmica (y acústica) de la madera, le unimos los 16 centímetros de aislante que se instalan en el muro perimetral y que, gracias a la versatilidad del sistema constructivo, se podrían instalar en cualquier tabique de la vivienda.

    Todo ello hace las casas de madera sean tan acogedoras en invierno como en verano. Siendo frías en la época estival y calientes en los meses más fríos.

  • Durabilidad

    Durabilidad casas de maderaLa construcción en madera se ha utilizado desde hace siglos de manera continuada para todo tipo de edificaciones. Se puede hablar de los antiguos templos japoneses, de las enormes iglesias de Noruega o de las casas de los primeros colonos de Norteamérica; construcciones, todas ellas, que han visto pasar los siglos manteniéndose en pie y con una buena salud.

    Evidentemente, no estamos a día de hoy construyendo como hace 2, 3 o más siglos. El sistema canadiense de construcción ha evolucionado hasta el punto de que hoy en día cualquier tipo de edificio es susceptible de construirse sobre estructura ligera de madera: desde la más pequeña de las casetas hasta el más alto de los rascacielos.

    El gran enemigo de la madera, la humedad, ha dejado de serlo gracias al desarrollo del sistema constructivo canadiense. Y es que las viviendas que se levantan utilizando este sistema están diseñadas para evitar que la estructura de madera esté en contacto con la humedad. Esto se consigue mediante forjados sanitarios, barreas de vapor y fachadas y cubiertas ventiladas. Son, por tanto, construcciones resistentes a la par que acogedoras.

  • Mantenimiento

    Garantía Casas de MaderaLas casas canadienses no requieren de mantenimiento. La estructura, al hallarse completamente aislada y protegida, no se ve afectada por la incidencia de los elementos y se mantiene como el primer día a lo largo de los años.

    En cuanto al exterior de la vivienda, su mantenimiento dependerá siempre de los materiales empleados en el revestimiento. Materiales que, por supuesto, siempre quedan a elección del cliente. El revestimiento que más hemos utilizado, por ejemplo, es el Canexel, que consiste en un prensado de resinas de madera con cinco capas de pintura al horno. El aspecto que da es el de tablones de madera, sin embargo, frente al mantenimiento que ésta requiere, el Canexel no necesita más que una capa de pintura cada 25 años.

    Pero, como se ha dicho, el revestimiento queda a elección siempre del cliente, por lo que se emplea cualquier solución que éste desee. Así, el material elegido puede ser ladrillo, piedra, mortero acrílico o cualquier solución que esté en el mercado.  En principio, en Canexel Construcciones no empleamos materiales que requieran mantenimiento. A no ser que el cliente así lo quiera.

  • La Madera

    Madera de las casasSi las casas canadienses aíslan hasta un 60% más que las de construcción tradicional se debe sobre todo al material con que se construyen: la madera. La entera estructura del edificio se realiza con esta materia prima aunque, eso sí, no con cualquier tipo de madera.

    La madera estructural que empleamos en Canexel proviene toda de bosques de tala controlada de Norteamérica y del Norte de Europa. Regiones, ambas, que se caracterizan por una larga tradición en lo que se refiere a este sistema constructivo.

    Una vez que se ha obtenido la madera de los bosques sostenibles que mencionábamos, se seca y se trata de manera que sea resistente a cualquier inconveniente que pueda surgir. Frente al fuego, la humedad o los insectos que atacan la madera, la estructura presenta una gran resistencia gracias al tratamiento específico al que se ha sometido. Además, al tratarse de madera laminada, cualquier inconveniente que, hipotéticamente, pudiese acaecer en un extremo de una viga no afectaría al conjunto de la misma.

    Es también un material constructivo que implica una conducción térmica mucho menor que otros más tradicionales. Presenta 1300 veces menos conducción, por ejemplo, que el acero, 40 veces menos que el ladrillo cerámico o 10 veces menos que el hormigón. No sólo eso, sino que como aislante eléctrico supera también con mucho la capacidad de otros materiales (15 veces el cemento, 400 el acero y hasta 1770 veces el aluminio).

Más espacio

Ventajas de Espacio

El aislamiento superior, frente a otras soluciones constructivas, que presentan las casas canadienses no conlleva un mayor volumen. De hecho, las viviendas con estructura de madera tienen un ratio “metros construidos-metros útiles” mucho más eficiente que cualquier otro tipo de construcción.

Cuando en edificios “tradicionales” se habla de metros construidos, generalmente se están multiplicando los metros útiles de la vivienda por 1,25. En construcción canadiense, sin embargo, este factor se reduce hasta el 1,15. Lo cual, evidentemente, significa un mayor aprovechamiento del espacio, llegando hasta el 10% de ganancia en función de la distribución de la vivienda.

Como ya se ha mencionado, el superior aislamiento no viene derivado de un mayor grosor de los muros, sino de un aprovechamiento de los mismos. Mientras que en los muros de ladrillo el aislante se instala en las caras exteriores o interiores, aumentando el grosos de éstos y requiriendo trabajos adicionales de recubrimiento; en las casas con estructura de madera es el propio muro perimetral el que incorpora en su interior el material aislante. Es, por tanto, la misma estructura la que hace las labores de aislamiento.

Por otra parte, la versatilidad de la madera como material estructural permite la creación de espacios diáfanos y amplios a un menor coste que en otros sistemas constructivos. En consecuencia, las casas canadienses presentan espacios luminosos, con un alto nivel de confort y con un aprovechamiento del espacio muy superior al de otras soluciones.

Seguridad

Al hablar de casas con estructura de madera, en muchas ocasiones, existe la equivocada creencia de que se trata de edificios que son especialmente propensos a los incendios, cuando esto está lejos de ser una realidad. Éstos nunca se originan en la estructura y, en las casas canadienses, la misma se encuentra perfectamente aislada, con lo que un hipotético incendio no tendría mayor posibilidad de originarse que en cualquier otro tipo de estructura.

Por otra parte, en caso de que tuviese lugar un incendio, una casa de madera es mucho más segura debido a las siguientes características de este tipo de vivienda:

  • Los techos y paredes están revestidos con placas de yeso que, al ser un material ignífugo, impide que cualquier fuego del interior de la vivienda pueda propagarse a la estructura.
  • La madera impide que la temperatura del exterior llegue al interior, y viceversa, merced a su baja conductividad térmica.
  • La hipotética carbonización superficial reduciría aún más la conductividad térmica, lo que potenciaría la característica anterior.
  • La madera, al contrario que el acero, sufre una dilatación térmica inapreciable que le confiere una mayor estabilidad durante un incendio.
  • Los gases de combustión no son tóxicos, mientras que en construcción tradicional el aislante que se emplea es poliuretano proyectado. Un material que tiene un alto nivel de toxicidad.

Certificado calidad madera

Además, en Canexel Construcciones con la norma básica de Seguridad en caso de Incendios (SI) del Código Técnico de la Edificación (CTE).

En otro orden de cosas, las casas con estructura de madera tienen un muy bien comportamiento en caso de movimientos sísmicos. Se trata de un material resistente y a la vez ligero, lo cual significa que las oscilaciones y aceleraciones del terreno no generan tanta energía sobre la edificación como en otro tipo de construcciones.

Se trata de estructuras que se levantan con muchos elementos y conexiones clavadas. Esto implica que hay muchos caminos de carga de respaldo que absorben las fuerzas del terremoto. Es un sistema, el canadiense, con una estructura mucho más flexible  que en otros tipos de construcciones, lo que genera una mayor absorción de la energía y su consiguiente disipación.

En cuanto a la legislación en materia de terremotos, en Canexel cumplimos con todos los requisitos de la norma 1.4 del CTE relativa a la Acción sísmica (NCSE-02).