Recuperadores de calor, eficiencia energética también en verano

La característica que más influye en hacer de nuestras viviendas casas ecológicas es la alta eficiencia energética que presentan. Para conseguir ser una referencia en cuanto a sostenibilidad es necesario estar siempre a la vanguardia en lo que a innovación tecnológica se refiere. Y si hablamos de nuevas tecnologías, en lo relativo al mantenimiento y la eficiencia de la temperatura interior, tenemos que hablar de los recuperadores de calor.

Funcionamiento de los recuperadores de calor

La idea de ventilación mecánica, sobre la que se basa esta tecnología, consiste en renovar el aire viciado del interior de la vivienda y aprovechar la temperatura de éste a la hora de calentar o enfriar el aire limpio que se introduce. Tanto en invierno como en verano, se trata de un sistema que produce un ahorro energético, y por ende económico, que en rendimiento térmico se traduce en un 95% de mejoría respecto a viviendas que no cuenten con este tipo de sistema.

Son varias las opciones que existen, diferentes los recuperadores que se pueden instalar. Pero el principio siempre es el mismo: el aire viciado se extrae de la vivienda, para ello pasa a través del núcleo o intercambiador donde se cruza con el aire limpio del exterior. Este núcleo consiste en un entramado de láminas por las que circula en una dirección el aire de extracción y en otra el aire de impulsión. Evidentemente, ambas corrientes de aire no se mezclan, sino que están en contacto con sendas superficies sólidas que transmiten la temperatura del aire que se extrae al aire que entra en la vivienda.

Elemento clave para una casa pasiva

Si se busca conseguir viviendas que cumplan con el estándar passivhaus, como ya hemos comentado varias veces en este blog, la vivienda ideal es una casa de madera. Y este sistema, el de ventilación mecánica, no hace sino mejorar la capacidad de autosuficiencia de la construcción. Es, como ya hemos explicado, un sistema que no requiere apenas de energía (implica un pequeño consumo eléctrico, marginal) para su funcionamiento.

Si bien es cierto que no se trata ni de un sistema de calefacción o de aire acondicionado per se, sí que aprovecha el aire frío de las primeras y últimas horas del día para refrescar la vivienda en verano. Por lo tanto, a la hora de mantener la temperatura del interior de la casa es el sistema ideal.

Además del componente de ahorro energético y económico, se debe añadir un componente estético. Y es que gracias a los recuperadores de calor se eliminan las entradas de aire de encima de las ventanas. Esto, qué duda cabe, mejora la apariencia del interior de la vivienda. No sólo eso, sino que se genera un mejor aislamiento acústico y se elimina la sensación de corrientes de aire.

En definitiva, se trata de un sistema de renovación del aire que supone una de las mayores innovaciones en el sector. Y es que no sólo se consigue purificar el aire del interior de la vivienda, sino que además se hace manteniendo la temperatura interior y evitando pérdidas.

Sobre el autor

Gastón Chetrit

Gastón Chetrit

Gastón Chetrit es un arquitecto técnico especializado en construcciones de casas de madera. Se trata de uno de los mayores especialistas en este tipo de estructuras a nivel nacional y cuenta con centenares de proyectos ya ejecutados.

4 Comentarios

  1. Estoy total mente deacuerdo.
    Aunque hay alguno más.
    Este sistema se puede montar en una casa convencional, creéis que se le puede sacar el mismo rendimiento?

    • Hola Vicente, por supuesto que se puede instalar en otro tipo de viviendas, pero el rendimiento nunca podrá ser el mismo. Tengamos en cuenta que el aislamiento de una vivienda de construcción “convencional” (hormigón, ladrillo, etc) es siempre mucho menor que el de una vivienda construida con entramado ligero de madera, en torno al 60%. Un recuperador de calor, por tanto, mejorará el rendimiento energético y térmico de una casa siempre, pero el propio rendimiento de la vivienda no será siempre el mismo. Un saludo y gracias por tu interés-

      • Entiendo que vendéis casas de madera y tenéis que vender bien el producto y con eso no digo que sea malo, vivo en una casa realizada con este sistema y creo que lo conozco bastante bien.
        Encuentro mal que siempre se desprestigie a la construcción tradicional con los aislamientos, pero existen viviendas tradicionales que cumplen los estándares passivhaus, creo que deberíais empezar a usar el término de casas construidas con CTE menos exigentes, ya que, los ladrillos de hormigón celular son bastante buenos aislantes del calor, supongo que habrá mil y otros sistemas tan buenos como el vuestro, por lo que, creo que deberíais no desprestigiar tanto los otros sistemas.
        En mi caso la elección fue fácil quería una casa de construcción no tradicional y de entre las empresas que visité me quedé con una que trabaja el mismo sistema que vosotros, pero más ajustado a mi bolsillo.
        Dicho esto me encantan vuestras casas, ojalá me la hubiese podido permitir 😀

        • Hola Jordi, no pretendemos desprestigiar el aislamiento de la construcción tradicional, sólo exponemos que el sistema de entramado ligero de madera permite un mejor aislamiento debido sobre todo al hecho de que todo el grosor del muro perimetral es material aislante. Por supuesto que se puede llegar a “pasivizar” una casa empleando sistemas constructivos diferentes al nuestro, pero el coste que ello supone es mucho mayor que el que supondría en una casa canadiense. A mismo coste siempre estará mejor aislada una casa de madera.
          En cualquier caso, no es nuestra intención criticar la construcción tradicional, simplemente hablamos de las ventajas que ofrece nuestro sistema frente a otros, ya que entendemos que existe un desconocimiento de ellas en el sur de Europa debido a la “tradición constructiva” de nuestra latitud. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *